miércoles, 1 de mayo de 2013

Tradiciones de un primero de Mayo...


La tradición cuenta que un primero de Mayo de 1561, el rey francés Carlos IX recibió un ramillete de muguete a fin de que le sirviese como amuleto. En el lenguaje de las flores, estas pequeñas campanillas blancas simbolizan el retorno de la felicidad y el rey apreció tanto el gesto, que decidió instaurar una nueva tradición. Todos los primeros de Mayo, las damas de la Corte recibirían una brizna de muguete, como deseo de felicidad.

En Francia y en otros países la tradición se ha mantenido a pesar del paso del tiempo;  si paseas hoy por cualquier pueblo o ciudad, encontrarás a tu paso puestecitos improvisados donde comprar la pequeña flor. 
Después del desayuno, y con la excusa de ir a comprar el periódico, Jean me ha traído mi ramito de felicidad. Siempre es un placer recibir flores, pero cuando encima el gesto tiene una significación tan bonita, es imposible disimular la alegría que se refleja en tu cara.

Como en mi caso felicidad va asociada a lectura, aprovecho para enseñaros las dos últimas adquisiciones de mi biblioteca. En mi búsqueda incesante de autores de entre-guerras di con el nombre de Elizabeth Bowen (enlace); de su obra se destaca "su capacidad para sacar a la luz los secretos y las miserias que se esconden bajo el barniz de la respetabilidad". Este tipo de tramas ambientadas en la Inglaterra de los años treinta son una verdadera tentación para mi.

La reina Victoria siguiendo la tradición
Por eso en cuanto he visto que toda su obra está disponible en francés me ha faltado tiempo para ir a por ella (el libro que véis a la izquierda "Les coeurs détruits" está disponible en castellano con el título "La muerte del corazón"). De momento Bowen tendrá que esperar un poquito en la estantería, porque tengo algunas lecturas pendientes, pero creo que va a ser una verdadera delicia descubrir a esta autora.

Por mi parte, haced como si el ramito de la foto fuese para cada uno de vosotr@s. A los trabajadores y a los que desgraciadamente no pueden serlo, os deseo un muy feliz primero de Mayo.