lunes, 20 de enero de 2014

Bailén de Benito Pérez Galdós.

¡Y por fin llegó el momento de retomar los Episodios nacionales!
Después del final de infarto que vivimos en el anterior Episodio no era raro que quisiesemos continuar enseguida con las aventuras de Gabriel. En este punto de la historia, los acontecimientos se encadenan rápidamente y dado que estamos en guerra no es muy recomendable hacer previsiones a largo plazo. Todo puede cambiar de un Episodio al siguiente.

En el anterior Episodio vimos como Madrid se sublevó contra las tropas de ocupación francesa y ahora, como si de un efecto en cadena se tratase, vemos como desde todos los rincones de la península se alza el clamor y la resistencia contra el invasor. Estamos en 1808 y Gabriel ya recuperado de las heridas, decide viajar hasta Córdoba en busca de la desaparecida Inés. Sus familiares se la han llevado contra su voluntad para obligarla a contraer un matrimonio de conveniencia y Gabriel no está dispuesto a consentirlo.

Gabriel y su adorada Inés
En su periplo por la Mancha y el norte de Andalucía, el joven será testigo de los primeros enfrentamientos entre las tropas españolas y francesas. También del horror y las terribles consecuencias que la guerra tiene en la vida de los pueblos que encuentra a su paso. 

Pero, en medio de los trances de la guerra y de la decisiva Batalla de Bailén,  Gabriel no olvida su objetivo y no cesa en su empeño de liberar a Inés.  
Casi sin darse cuenta, nuestro protagonista irá madurando y curtiéndose, convirtiéndose en un hombre firme, capaz de enfrentar los duros desafíos que se atisban en su camino.

Me quito el sombrero, la peluca, las enaguas y lo que haga falta ante Galdós. Tenía miedo de que la ambientación militar de este episodio fuera a resultarme tediosa, pero... seré ilusa ¿todavía no se con quién estoy tratando? 

De nuevo no ha existido más mundo para mi que el inventado por Don Benito. Me he sentido completamente atrapada por los acontecimientos y en eso tiene mucho que ver la pericia narrativa de Galdós. Bailén es un episodio de movimiento y que mejor para ponernos en marcha que iniciarlo con un viaje. Junto a Gabriel dejamos la capital y nos aventuramos por la grandeza de la meseta castellana en nuestro viaje hacia el Sur (por favor aunque no queráis leer el episodio, leed (aquí) la descripción que Galdós hace del paisaje castellano, que preciosidad).
El pueblo andaluz resistiendo al invasor. Me encantan las
vecinas lanzando cántaros de agua desde las ventanas :)
Por el camino se irán sumando nuevos personajes como Santorcaz y Don Diego, el ignorante e influenciable prometido de Inés, que mucho me parece van a tener un papel decisivo en episodios posteriores. Con ellos recorreremos una Andalucía en pie de guerra, donde los pillajes, muertes y abusos nos irán saliendo al paso. Es la realidad vivida por las poblaciones en tiempos de guerra; una realidad intrínsecamente unida a la gloria de las grandes y decisivas batallas. 
Quizá otro narrador hubiera resaltado la victoria española en Bailén con todo su esplendor, pero Galdós es un hombre observador y realista, capaz de distinguir lo grande y lo miserable de todas las cosas.

El ejército español no era tan solo un conjunto de valerosos patriotas, puros e intachables en su lucha contra el invasor; fijaos como lo describe Don Benito: "era la flor y la escoria de la nación. Aquella fermentación (la guerra) lo sacó todo a su superficie, y el cráter de nuestra venganza esputaba lo mismo el puro fuego, que las pestilentes lavas. Removido el seno de la patria, echó fuera cuanto habían engendrado en el  los gloriosos y los degenerados siglos; y no alcanzando a defenderse con un solo brazo, trabajó con el derecho  y el izquierdo, blandiendo con aquel la espada histórica  y con este la navaja." Bonita mezcla de hombres de bien junto a bandoleros y oportunistas.

Por que debajo de la gloria de la victoria o la vergüenza de la derrota se esconde simple y llanamente la vida de los que combaten directa o indirectamente. Terrible juego de opuestos que no desaparece por mucho que pasen los años: guerra/paz, muerte/vida. En el fragor de la batalla Gabriel no puede evitar pensar en Inés, la principal razón que le llevó a emprender el viaje, ¿es acaso un traidor por anteponer su futuro a la gloria de la nación?
Los franceses sorteando los cerros de Sierra Morena

Como veis, Galdós siempre va mas allá del simple hecho histórico. Nos invita a reflexionar sobre nuestro pasado y en esta ocasión su mirada nos invita a pensar en la guerra y también en  otras dos cuestiones claves para entender la identidad de nuestro país: el injusto sistema de los mayorazgos y sobre todo la educación de las clases dirigentes españolas. La figura de Don Diego le servirá de perfecto ejemplo. 
Como la gran mayoría de los miembros de su hidalga clase, Don Diego ha recibido una somera educación: algunos romances aprendidos de memoria, algo de latín, y grandes dosis de historia clásica y religiosa. A la pregunta de Santorcaz de si ha leído la Enciclopedia, las risas proliferan entre el joven noble y el resto de interlocutores: "¿que si ha leído la Cincopedia? Palabreja del demonio, ¡les importará a ellos la Cincopedia!".

Uno no puede evitar preguntarse ¿tiene algún futuro el país que es gobernado por una clase dirigente y unas élites ignorantes; elites que basan su grandeza en el poderío de un apellido y no en la valía de la persona que lo lleva?

Así nos deja Don Benito la estampa de aquella España. Un país en guerra, abandonado por sus monarcas y dirigido por un heterogéneo conjunto de patriotas. ¿A donde va a llevar todo esto? Es fácil ¡solo hay que seguir leyendo! Y a mi no me faltan ganas.


Logo creado por Mork para la lectura
conjunta de Bailén.
Cuatro episodios leídos y cuatro lecturas inmejorables. Me asombro y me maravillo al mismo tiempo ante la pericia de Galdós como narrador y su grandeza como observador y cronista.  La historia de Gabriel y sus intrigas sigue sin decaer en ningún momentoEs cierto que en este Episodio no ha tenido mucho protagonismo, pero los pequeños avances y secretos que se van descubriendo me han dejado satisfecha y deseosa de saber más.
La identidad de los padres de Inés ya ha sido desvelada y también la razón de su casamiento concertado con Don Diego.
Tanto las intrigas de su familia para conservar su fortuna como el amor inmutable de Gabriel por su amada nos anuncian grandes momentos de lectura. Pero eso será si, en su camino de regreso a Madrid, consiguen atravesar sin problemas la peligrosa Sierra Morena. ¿Quien sabe lo que puede ocurrir por el camino...?

¡Feliz lunes y felices lecturas a todos!

PD. Muchísimas gracias Mónica por haber organizado la lectura conjunta. Deseando estoy poder disfrutar del siguiente Episodio :)