jueves, 11 de abril de 2013

Coups de coeur


Desde que convertí el francés en mi lengua cotidiana, un puñado de palabras y expresiones me robaron el corazón (eso si, una vez que conseguí pronunciarlas y no maldecirlas por su existencia). 
" Délicatesse, coquelicot, hirondelle, brouillard, romarin..."*
"Cucul la praline, L'été indien, Un froid de canard..."*

Que bien suenan en una frase y como me gusta utilizarlas aunque no vengan a cuento.
Pero, si hay una expresión que adoro, esa es Coup de coeur. Algo así, traducido literalmente, como "golpe en el corazón". No penséis en un flechazo... no, no; se trata de algo mucho más sutil, profundo y duradero. Eso mismo que se siente al cerrar un libro con una sonrisa o con lágrimas en los ojos. Un toquecito en el corazón que te advierte: "Haz sitio en tu memoria, porque jamás podrás olvidar ya esta historia".

No he podido encontrar una calificación mejor que esta para esos libros que consiguen anidar  en mis recuerdos. Por eso, cada vez que al final de una reseña veáis el corazón rodeado de lavanda, sabréis que estáis ante uno de mis más bellos hallazgos...
Ojalá acierte, aunque sea una sola vez, y consiga acercaros uno de los nuevos tesoros de vuestras estanterías.

*"Delicadeza, amapola, golondrina, niebla, romero..."
*"Cursi, Veranillo de San Martín, Un frio que pela..."