jueves, 7 de febrero de 2013

El gran día de la señorita Pettigrew de Winifred Watson

¿Os habéis  fijado alguna vez en esas burbujitas de champán que intentan escapar de la copa subiendo descontroladas desde el fondo? Pues esta novela es exactamente como una de esas burbujas.
Y encima está publicado en castellano!!
Cuando tuve entre mis manos el catálogo de Persephone Books, después de haber oído tantas maravillas de esta casa de edición, no sabía por cual libro decidirme primero. Pero cuando ojeándolo llegue al libro n°21 (de un total de 100 publicados) leí en la presentación:
"La pura diversión, la alegría que transmite este maravilloso libro de 1938 es lo mas cercano a una película de Fred Astaire que podemos encontrar"  "Por qué hemos tardado tanto en redescubrir esta cumbre del humor? Un maravilloso cuento de hadas ambientado en el Londres de los años treinta"

Con semejante presentación no me lo pensé más y decidí darle una oportunidad a la Señorita Pettigrew y su gran día. Cuando la conocemos por primera vez, no es el mejor momento para nuestra protagonista;  institutriz pobre y sin nadie a quien recurrir acude a una oferta de trabajo e través de una agencia. Es su última oportunidad, no tiene un penique en el bolsillo, debe su alquiler y ninguna perspectiva de salir adelante en el horizonte. Cuando llega a la dirección indicada por la agencia, donde se supone que deberá hacerse cargo de algunos niños, nada sale como la Señorita Pettigrew tenía previsto. En realidad ni en sus mas disparatados sueños hubiera ocurrido lo que las siguientes veinticuatro horas tenían preparado para ella. Dentro de esa suntuosa casa no hay ningún niño al que cuidar sino una divina cantante de club y su séquito de bohemias amistades.

"Aterrorizada, horrorizada, excitada, la señorita Pettigrew se quedo mirando fijamente aquel polvo de aspecto inocente. Drogas, trata de blancas, tremendas obscenidades representadas en la mente de la señorita Pettigrew en rojos exuberantes y en dorados y en hombres de siniestros bigotes negros pasaron por su cabeza en un desorden caótico. Que peligrosa guarida del vicio acababa de descubrir? Tenia que huir de allí antes de perder la virtud"

Estas son algunas de las divertidas ilustraciones que tiene el libro


La señorita Pettigrew entre el miedo, fruto de su encorsetada educación, y la fascinación, descubrirá entonces que una mujer puede tener no uno, sino varios amantes, que  por arte de magia (cosmética) puede convertirse en una deslumbrante damisela y que finalmente no importa lo pobre, lo remilgado o lo poco agraciado que seas, porque todo el mundo tiene una segunda oportunidad para ser feliz.

Puede parecer frívolo a primera vista, y lo es. Nos vemos embarcados en un frenesí de sesiones de maquillaje, cócteles, bailes y escarceos amorosos. Sin embargo las observaciones que la señorita Pettigrew hace de este mundo comparándolo con su anterior existencia te hacen preguntarte: "¿Por qué no ser feliz en ese torbellino de sensaciones? ¿Acaso hubiera sido más feliz en la soledad de su recatada y virtuosa vida anterior? 
Cuando acabé la novela me pregunté si la Señorita Pettigrew conseguiría ser feliz en este nuevo mundo de extravagantes personajes. Eso queda en el terreno de la imaginación de cada uno. El libro se cierra con una radiante señorita Pettigrew, así que por mi parte le daré la oportunidad, como a cualquier otra protagonista de cuento de hadas, de ser feliz por siempre jamás.


Desde hace ya algún tiempo no me canso de las novelas ambientadas en el período de entre guerras. Los locos años veinte y treinta han inspirado un sinfín de novelas; algunas llenas de desenfreno y humor (como la Señorita Pettigrew) otras meláncólicas por el recuerdo de la terrible primera guerra mundial y el presagio de nuevos horrores. Iré compartiendo todas las novelas que consiga ir recopilando sobre esta época que ya vaticino no seran pocas :) De momento os dejo con las primeras cuatro y prontito las iré comentando. 

El regreso, El gran Gatsby, Mariana,  Les feux de l'automne