viernes, 27 de febrero de 2015

Notas de febrero

Una lectura agradable para empezar bien la tarde.
¡Que repitan este mes porque ni lo he visto pasar! 
Lo cierto es que febrero, fugaz o no,  lo que si ha sido es un mes extraño. Normalmente aquí suele ser uno de los más fríos, pero este año ni esas. Un poquito de nieve, un poquito de granizo y el resto, días despejados y temperaturas muy agradables. 
También ha sido raro el que haya ido tantas veces al cine. Creo que Jean y yo hemos visto el mismo número de películas este mes que en todo el año pasado. Me encantó La teoría del todo y me estremeció el testimonio que lanza Timbuktu (no puedo dejar de escuchar la canción oficial de la película, ¡que belleza!); también disfruté con la comedia francesa La famille Bélier y aún me estoy reponiendo del visionado de Birdman. Por si fuera poco me tragué dos galas de premios al completo, los Cesar y los Oscar (si, estos últimos en directo, estoy como una cabra). 

Febrero pues, ha sido un mes bastante cinéfilo y sobre todo rico en lecturas. Al final de la entrada os he preparado un pequeño resumen de lo leído, en el que no he podido incluir por muy poco el libro que tengo ahora entre manos, la biografía de Thomas Hardy escrita por Claire Tomalin. Es maravillosa tanto en su contenido como en su forma. Voy leyendo y apenas puedo contener las ganas de abalanzarme sobre todas las novelas de Hardy. Por el momento este mes he leído "Los habitantes del bosque", pero no creo que deje pasar mucho tiempo antes de empezar con otra. 

Ahora respetando la costumbre, os dejo algunas notas de cosas que me han gustado e inspirado, espero que las disfrutéis.  

Capturas de la serie con sus protagonistas, Elizabeth y Jack
- La primera tengo que agradecérsela a Seri.  Hace unas semanas nos hablaba en su blog de una serie de época que le había encantado, When calls the Heart
Me tentó, la vi, la disfruté y como me gustó tanto, la volví a ver de nuevo en la televisión francesa, donde por suerte han decidido emitirla.
Seri la describió como optimista y entrañable, y yo estoy completamente de acuerdo con ella. El día 4 de abril se estrena la segunda temporada y ya estoy deseando volver a Coal Valley.

Como habéis podido ver en la fotografía que encabeza la entrada, descubrí que la serie estaba basada en una novela y claro no pude resistirme a leerla. Me dio algo de miedo cuando leí que se trataba de un "romance cristiano" (primera noticia de que existía algo semejante) pero no tuve ningún problema; el elemento religioso es mínimo y la historia resultó tener el mismo sabor que la serie (aunque no el mismo guión).  La aventura de una profesora que se atreve a viajar al indómito oeste canadiense y allí descubre el amor y sobre todo que es capaz de valerse por si misma. Sencilla, cálida, en definitiva una lectura agradable.

-Este mes he disfrutado leyendo dos entrevistas. Esta a Enrique Redel, editor de Impedimenta y esta a Silvia Querini directora literaria de Lumen. En ellas arrojan una mirada lúcida sobre el panorama editorial de nuestro país y frases como estas merecen destacarse:
"Muchos de mis libros más queridos han sido fracasos comerciales". E.Redel


"Estoy convencida de que en este país se escribe más de lo que se lee, lo cual es tanto como decir que se escribe sin haber leído. La escritura es un ejercicio dificilísimo, y la buena escritura necesita predisposición y una base importante de lecturas donde asentarse". S. Querini

- También me ha encantado este artículo de Myles Tanzer y la idea del Forever Book.  No se si muchos de vosotros habéis sido seguidores de Las chicas Gilmore (lo mío es amor absoluto); pues en la serie una de las protagonistas, Rory, siempre llevaba un libro en el bolso. ¡Nunca sabe uno cuando va a tener la oportunidad de avanzar unas líneas! 
Pues no sería mala idea llevarlo siempre
conmigo.
Pues Tanzer en su artículo expone la idea de llevar siempre encima un libro que sea especial para nosotros. Uno que pueda servirnos como salvavidas en cualquier situación.  ¿Si tuvierais que elegir un libro del que no separaros nunca, cual elegiríais? 
Es complicado, pero yo creo que elegiría Ex libris de Anne Fadiman. ¡Que delicia de libro, que de inspiración! Estoy segura de que María y Zazou también podrían incluirlo entre sus posibles Forever Books

- Y como no recoger una noticia que me llena de alegría. El mes pasado lamentaba en twitter no poder leer una inmensa biografía de Virginia Woolf publicada y únicamente disponible en Argentina. Mira por donde la semana pasada me enteré de que por fin llegaba a España de la mano de la editorial Taurus. ¡Felicidad absoluta!

- Para homenajear al mes del amor (aunque a mi esto de poner etiquetas no me guste mucho) he decidido dedicarle el título de "pintura del mes" a Thomas Rowlandson. Ya se que su obras más conocidas son los dibujos satíricos y los grabados eróticos (vamos que donde esté él que se quiten las sombras de Grey); pero además de estas escenas amorosas puramente físicas, Rowlandson también pintó acuarelas y grabados de temática amorosa dotados de elegancia y delicadeza. Aquí os dejo una pequeña selección de mis preferidas. 

Aprovechando que el padre se va…llegan los pretendientes.
Paseo de enamorados con la mascota.
Pintando a la persona amada.
Otra sesión de pintura a su enamorada.
Creo que alguien os ha pillado.
Imposible apartar la mirada.
Una canción de amor para terminar la conquista.
Y para terminar, como prometido, el repaso de las lecturas de febrero. Lo cierto es que no puedo tener queja porque las he disfrutado prácticamente todas.

Tres de ellos en inglés, perfectos para ir avanzando en el reto de Isi
El lector común de Virginia Woolf. No voy a adelantar nada de esta colección de pequeños ensayos, porque voy a dedicarle una entrada propia. Solo deciros que he disfrutado cada línea y he reafirmado mi profunda admiración por Virginia.

Philippe Derblay de Georges Ohnet. Como ya os dije en la reseña, no pude congeniar con este libro. Demasiado drama, demasiados adjetivos, demasiado teatro…como veis muchos demasiados juntos; y mira que he sentido ser tan exigente con ella, pero tengo que ser fiel a la sinceridad.

Footsteps de Richard Holmes. Al igual que el lector común, voy a dedicarle una pequeña entrada a este magnífico libro. Biografía, guía de viajes, libro de memorias…este ensayo reúne todas esas categorías para formar un todo impecable. 

Qué verde era mi valle de Richard Llewellyn. Tenía muchísimas ganas de leer este libro y, aunque ha sido una lectura magnífica, no ha llegado a la categoría de Coup de coeur. Es un libro sobre el recuerdo, sobre esa nostalgia que nos envuelve cuando echamos la vista atrás a los años de la niñez. Os contaré con más detalle en su entrada.

El castillo azul de Lucy Maud Montgomery. Poco más puedo añadir a lo que ya os dije en su reseña. La historia de Valancy Stirling me robó el corazón y os la recomiendo mucho, muchísimo, sobre todo a los admiradores de Anne Shirley.

Los habitantes del bosque de Thomas Hardy. Hace apenas unos días que lo he terminado y todavía me dura la tristeza con la que cerré el libro. Como me decían Zazou y Polly en una conversación en twitter, Hardy no es un escritor de comedias. Tenían razón pero, aún así, que magnífica experiencia es leerle. Escribe con una belleza melancólica, poética; para mi es casi como si estuviera leyendo mis poemas favoritos de Wordsworth. Voy a aplicarme para dedicarle a la novela una entrada a su altura.

When calls the Heart de Janette Oke. Y como ya os he dicho, si buscais una lectura sencilla y dulce; un pequeño romance ambientado en los preciosos paisajes de Canada, este puede ser un libro perfecto.

Y ¡nada más! (madre mía, me han dado cuerda para rato). Espero que hayáis disfrutado de este último mes y ahora que empecéis marzo con muy buen pie. 
¡Muy felices lecturas a todos!