miércoles, 18 de junio de 2014

Montolieu, village du livre.

Silueta de Montolieu desde la carretera.
La semana pasada estuve más callada que de costumbre porque Jean y yo volvimos a hacer las maletas para hacer una visita al Languedoc, la región de donde él es originario. Aunque el principal objetivo era visitar a la familia, aprovechamos que no estábamos demasiado lejos, para acercamos a un sitio que estábamos deseando conocer. Bueno, seamos sinceros, que alguna loca de las librerías deseaba conocer.                                                           El lugar en cuestión era Montolieu, un pintoresco pueblecito, situado a pocos kilómetros de Carcassonne, que forma parte de los denominados Village du livre. Entre sus calles hay repartidas 13 librerías con más de 200.000 libros disponibles, la mayoría de ellos de ocasión. Y si para Borges el paraíso debía ser una especie de biblioteca, el mio sería una especie de librería de ocasión, así que imaginad lo contenta que iba yo por allí.

Por todo el mundo hay repartidos varios Villages du livre, siendo el más famoso Hay on Wye, pionero de esta fantástica iniciativa de devolver la vitalidad a núcleos rurales a través de los libros. Fue María, gracias a la preciosa entrada que le dedicó en su blog, la que me descubrió Hay on Wye. Estoy segura de que nada más leer sus notas de viaje os entrarán unas ganas enormes de salir corriendo a Gales. 
Para que podáis haceros una idea de todos los Pueblos del libro que podéis visitar, aquí os dejo la lista completa. ¿Que bien nos sentaría hacer un tour por todos ellos verdad? 

Nosotros por el momento tachamos de nuestra lista Montolieu y recordaremos con cariño una vista muy agradable pero bastante solitaria. No es que esperásemos encontrar a mucha gente, dado que era un día entre semana, pero es que fue impresionante; en el pueblo estábamos complétamente solos, ni un habitante, ni un turista, nadie. Menos mal que se paseaban por allí algunos  gatos. Había señales de vida y ni rastro de epidemia, podíamos respirar tranquilos.
Así pues, dueños absolutos del pueblo y sus alrededores, pudimos ir de librería en librería con total tranquilidad, buscando entre montañas de libros, paseando nuestros ojos de izquierda a derecha, arriba y abajo, con mucho cuidado de no dejar ninguna estantería sin fisgar. 

Todas las librerías de Montolieu tienen encanto y unos nombres bonitos y evocadores: La rose des vents, La lettre Volée, Au temps jadis...
Pero si tuviera que elegir, me quedaría con Alcyon y La manufacture. La primera es extremadamente pequeña pero preciosa y bien surtida (recordaré siempre que aquí conseguí un nuevo Goudge);  la segunda, situada en una antigua fábrica de tejidos, es un auténtico paraíso. Unas escaleras semiderruidas te guían hacía el jardín por el que se accede a la librería y una vez dentro… 600 m2 a recorrer y  más de 40000 libros entre los que escoger. ¡Podría haberme quedado allí el día entero! Montañas de libros,  enormes ventanales desde los que solo se vislumbran retazos de bosque, el sonido del río que bordea la antigua fábrica…¡un sueño!


Como os dije, ni un alma en las calles.
Anda mira si que hay señales de vida; una mujer de incógnito
haciendo de las suyas :)
Libraririe La manufacture. Una maravilla.
Librairie La Massenie, regentada por uno de los libreros
más encantadores que he conocido.
Una de mis favoritas, Librairie Alcyon. En la planta
superior tienen una colección de libros de bolsillo
que es un tesoro.
La agradable placita donde está el restaurante Le marque page.
Totalmente recomendable.
Y no podía despedirme sin enseñaros el botín que traje conmigo. Todos son ejemplares de ocasión y sus precios oscilan entre los 2 y los 6 euros. ¡Ay que contenta me vine para casa! 


La niña del faro de Jeanette Winterson. Esta compra se la debo a las preciosas reseñas que Rusta y a Ana Blasfuemia hicieron de este libro. Lo busqué en español por todas partes pero me fue imposible encontrarlo. Por eso me dio una alegría enorme encontrarlo en Montolieu. 
Esta es la historia de un viejo guardián de faro ciego y la niña que le acompaña. De las historias que ambos comparten en un recóndito paraje de Escocia.
Espero disfrutarlo tanto como ellas.

Monteriano de E.M Forster. Sumo con esta novela otro ejemplar de Forster, cuando todavía tengo esperando Howard's end y Pasaje a la India en  casa; pero es que me fue imposible resistirme. Monteriano me lleva de nuevo a Florencia y seguro que me trae agradables recuerdos de Una habitación con vistas.

Felicité de Katherine Mansfield. Imposible no traerlo conmigo. Desde que la conocí a través de su Diario, Katherine se ha convertido en una buena compañera de camino. Cuando leo sus escritos, me resulta tan cercana, que incluso creo oír su voz en mis oídos. 
Esta recopilación de relatos fue publicada bajo el título original Bliss and other stories, y podéis encontrarla en la edición española de Cuentos completos de Katherine Mansfield.

The middle window de Elizabeth Goudge. Mi pequeña biblioteca Goudge sigue creciendo, y esta vez añado la que fue su segunda novela, escrita a continuación del País del delfín verde. En esta ocasión Goudge nos invita a un viaje por las Highlands escocesas donde pasado y presente se unen a través de una historia de amor. ¿Un viaje por Escocia? Como iba a hacerle yo ascos a eso :)

¿Soy una esnob? de Virginia Woolf. Que Virginia se hiciese a si misma esa pregunta no es nada extraño, ya que recibió críticas de esnobismo en multitud de ocasiones. En esta recopilación de ensayos la escritora reflexiona sobre ello y sobre varios temas como: el valor de la risa, de la apariencia, de la posición social…
Como siempre tratándose de Virginia, un material excelente del que extraer valiosas reflexiones.

Précoce automne de Louis Bromsfield. Este es uno de los títulos que había apuntado en la lista de mi Century of books, así que en cuanto lo vi lo metí en la cesta. Ésta historia ambientada en la Nueva Inglaterra de los años 20 ganó el premio Pulitzer de 1927 y esta inspirada en los retratos de la alta sociedad americana hechos por Edith Wharton y Henry James. Veremos hasta donde llegan las comparaciones y en que despunta el estilo propio de Bromsfield.


Pues que me perdone la Señora Gibbons
pero la historia tiene buena pinta :)
Sarn de Mary Webb. En cuanto leí el nombre de esta autora supe que me sonaba de algo. Y efectivamente había leído acerca de ella cuando compré La hija de Robert Poste de Stella Gibbons. En su célebre novela, Gibbons realizaba una incisiva parodia de los relatos rurales que triunfaban en la Inglaterra de principios del siglo XX y una de las principales parodiadas fue Mary Webb y su novela Sarn.
La curiosidad y la preciosa edición ilustrada que tenía en la mano me hicieron decidirme a comprarla. Creo que voy a leerla justo antes que la novela de Gibbons ¿con cual de las dos autoras me quedaré? 

Les saisons et les jours de Caroline Miller. Segundo premio Pulitzer de la lista (1934) para esta novela que narra la vida de una pareja de pioneros en la Georgia del siglo XIX.  Un testimonio sobre el Sur profundo de los Estados Unidos, alabado por otra autora galardonada con el Pulitzer, Margaret Mitchell. No he leído Lo que el viento se llevó (hay que ponerle remedio a eso) pero le daremos un voto de confianza al paladar literario de Mitchell.

Y nada más por hoy, solo desearos como siempre, muy felices lecturas.