lunes, 7 de octubre de 2013

IMM 6: los libros de la maleta.

Foto de familia
Hola a todos!
Empezamos semana y yo lo hago cerrando por fin la página "libros de verano". ¡Ay que ver como se ha alargado la cosa! Es que entre unas cosas y otras no he visto pasar Septiembre. 
Ahí juntitos tenéis los libros que fui picando aquí y allá durante las vacaciones.  La gran mayoría los compré en Alicante y algunos en la escapada que hice a Madrid con mi madre. 

Cuando dos Gilmore girls como nosotras andan sueltas, en el programa puede ocurrir cualquier cosa. Improvisación total y ocurrencias varias. Lo único seguro es que habrá: risas, locuras, compras compulsivas, meriendas, exposiciones (esta vez Pissarro en el Thyssen) y por supuesto una buena ronda de librerías. 

Como veis por los títulos, el siglo XIX y los principios del XX, vuelven a ser protagonistas; vamos A book a day en estado puro. Aquí tenéis cada una con más detalle.

Mary Barton de Elizabeth Gaskell. Este otoño continuo hablandoos de Elizabeth.  No me cansaré nunca de sus historias, es un hecho científico :) Mary Barton fue su primera novela y aunque ya la leí en inglés, va a ser un placer volver a leerla en castellano y presentárosla. Como en Norte y Sur, volvemos al duro mundo de las ciudades industriales victorianas.

Rebeca de Daphne du Maurier. Estoy segura de que muchos de vosotros conocéis esta novela. Yo la leí hace ya mucho tiempo y cuando vi un ejemplar baratísimo en la Cuesta Moyano, me lo traje conmigo. Me apetece tanto volver a Manderley, a sus secretos, a las tinieblas que la rodean... 

Retorno a Brideshead de Evelyn Waugh. Esta es una de esas novelas que llevo queriendo leer desde hace muchísimo tiempo. La tuve en la mano por un mísero euro y ya no hubo excusas posibles. La decadencia de la aristocracia británica, una gran mansión  llena de recuerdos, los estragos de la IIGM... Tenía que leerla si o si!

La hija de Robert Poste de Stella Gibbons. Esta compra tiene dos instigadoras: Little Emily y Cristina. Han hablado tan bien de Gibbons que no podía esperar a leer algo suyo. Si además de sus opiniones (que para mi son 100% fiables) leo esto en la contraportada del libro: "considerada la novela cómica más perfecta de la literatura inglesa del XX", ¿Quien puede resistirse? Ya veis que yo no!

Sin nombre de Willkie Collins. Llega el otoño y el tiempo de los victorianos. Mantita, sofá y Willkie es mi plan perfecto para estos días. Hasta ahora solo he leído algunas de sus llamadas "novelas de sensación": La dama de blanco, La piedra lunar y La reina de corazones. Ahora empiezo una de sus novelas donde al misterio se le añade una clara crítica social. ¡Promete muchísimo!

El alcalde de Casterbridge de Thomas Hardy. Es extraño lo que me ocurre con Hardy. Solo he leído Un par de ojos azules, y aunque la historia en si no fue espectacular, me dejó con ganas de más.  El estilo de Hardy y la atmósfera que crea en sus novelas me hace pensar que él y yo podemos llevarnos muy bien.

Cartas de una pionera de Elinore Pruitt Stewart. Y con este libro doy gracias al cielo por las pequeñas editoriales.  Por ser valientes y proporcionarnos lecturas que escapan del círculo vicioso "de lo que vende". Fue leer pionera y ver esa portada lo que desató todas mis alarmas. Tengo el síndrome Ángulo de reposo a flor de piel y creo que leería hasta la última carta de pioneros que hubiese disponible.
Que ganas de ponerme con las de Elinore!

La mujer del teniente francés de John Fowles. Leed esto y luego juzgáis si era posible resistirse a comprarla: "Estamos en 1867. Una aristocrática mansión vistoriana en la bahía de Lyme es el escenario del encuentro entre Sarah, la gobernanta, y Charles, sobrino y heredero de los señores de la casa. Un oscuro rumor envuelve el pasado de Sarah..." STOP. No me hacen falta más datos. Ya la tengo en la estantería.

Ross Poldark de Winston Graham. Esta novela es una de las preferidas de mi querida Pilar. Ha hablado muchas veces de ella, y a mi cada vez me entraban mas ganas de leerla. Por fin le he puesto remedio y voy a hacer un viaje al Cornualles del siglo XVIII. Que ganas de comentarla contigo Pilar :)

Diario de Katherine Mansfield. Despues de Fiesta en el jardín me acerco a Mansfield con su diario. Sus relatos ya me dejaron entrever a la mujer observadora y aguda que los escribió; pero ahora va a presentarse ante mi con sus escritos más profundos.  Dice Dorothy Parker "lo que tenemos entre manos es tan íntimo que casi me siento culpable de haber transitado por estas páginas". Aún siendo una intrusa, necesito leer estas páginas que no estaban destinadas a ver la luz.

El lector común de Virginia Woolf. Nunca me hubiese imaginado encontrar a alguién como Virginia. Si sus novelas todavía me dan bastante respeto (Las olas me dejó patidifusa, por su complejidad, por su belleza),  sus ensayos y sus diarios me fascinan sobremanera. El lector común es mi siguiente acercamiento a ella. Puro disfrute, estoy convencida.

Una nota en la música de Rosamond Lehmann. Esta va a ser la sorpresa de la lista. Conocía  Lehmann de oídas, de sus relaciones con el grupo de Bloomsbury; pero nunca había leído nada suyo. Encontré este librito en castellano y que alegría me dio.  Espero que sea el inicio de una larga relación.

La plaza del diamante de Mercè Rodoreda. Junto con Tirant lo Blanc, y Mecanoscrit del segon origen, La plaza del diamante es una de las novelas que tuve que leer en Bachillerato para la asignatura de valenciano. Si las dos primeras me gustaron mucho, la novela de Rodoreda me dejó muerta. Creo que no estaba preparada para entenderla, para captar la belleza de la vida cotidiana. Ha llegado el momento de darle una segunda oportunidad.

Y hasta aquí los libros de la maleta. Ya queda bien cerrado el periodo veraniego y con una buena provisión de libros enfrentamos el otoño. 
Que tengáis un feliz comienzo de semana :)