martes, 9 de julio de 2013

La trama nupcial de Jeffrey Eugenides

Yo he leído la edición
francesa, pero os pongo
la edición española a cargo
de Anagrama y  traducida
por Jesús Zulaika.
"Eugenides querido, demasiados años me has tenido esperando una nueva novela tuya. Como comprenderás voy a ser más exigente que nunca. Te has tomado tu tiempo así que ahora demuestra lo que vales..."

Esto era exactamente lo que iba cavilando mi cabeza cuando por fin tuve La trama nupcial entre las manos. Si, había sido una larga espera pero a Eugenides se le puede perdonar casi cualquier cosa. Con tres novelas publicadas en sus dieciocho años de carrera literaria (Las vírgenes suicidas, Middlesex y La trama nupcial), su talento  parece ir creciendo de forma exponencial. Por eso no es de extrañar que cada nuevo trabajo suyo venga rodeado de expectación.

Cuando con el buen recuerdo de Middlesex aún en la memoria, leí el argumento de La trama nupcial, no pudo parecerme más tentador. Ambientada en un campus universitario, con un triángulo amoroso, literatura del siglo XIX y estructuralismo francés de por medio, la promesa de 551 páginas de felicidad era casi una certeza.
A primera vista la trama puede parecer sencilla, pero nada más lejos de la realidad.


Madeleine, Mitchell y Leonard
La novela se abre en pleno mes de junio durante el acto de graduación universitaria. Durante los años  que ha durado su periplo en el campus, Madeleine, Mitchell y Leonard, se han enamorado, han estudiado, han leído mucho y se han formado pensando en su futuro. 

Pero a pesar de que deben centrarse en su formación académica, serán sus relaciones amorosas las que perturben sus pensamientos. Madeleine no concibe la vida sin Leonard, Mitchell sin Madeleine y Leonard maldice la enfermedad que le impide llevar a cabo sus ambiciosos planes. Todo se decidirá cuando llegue el día de recoger sus títulos. Será el momento de abandonar las múltiples posibilidades que se abren ante ellos para escoger tan solo una. 
El mundo real llama a sus puertas y finalmente ¿que camino decidirá tomar cada uno de los componentes del triángulo?



Universidad de Brown
Magistral. Esa es la palabra que para mi define La trama nupcial. Eugenides me ha tenido atrapada entre las páginas de su novela y esta vez, como amante de la literatura y recién graduada universitaria, tocando directamente mi fibra sensible. Y es que La trama nupcial es un fresco apasionante de sentimientos y experiencias. De la llegada a la edad adulta y a ese momento en que uno debe decidir que camino tomar en la vida después del periodo fascinante e idealista de la universidad.

Pura novela de aprendizaje, está llena de referencias al mundo universitario, a las clases, a la relación con los profesores y a los contenidos de las asignaturas estudiadas. Esta vez restringidas al ámbito de la literatura, la teología y la biología, las carreras que estudian Madeleine, Mitchell y Leonard respectivamente. Eugenides describe con precisión y maestría el ambiente del campus universitario de Brown, una de las universidades americanas pertenecientes a la prestigiosa Ivy League. Como el mismo Eugenides cursó aquí sus estudios universitarios, en la misma época en la que transcurre la acción, uno no puede dejar de preguntarse cuanto hay de invención y cuanto de componente autobiográfico en su novela. 

Todo fluye con ese estilo ágil de Eugenides que es capaz de describir minuiciosamente hasta el mas mínimo detalle y al mismo tiempo hacer avanzar la acción rápidamente. Los giros temporales y los cambios de punto de vista son constantes pero no perturban en absoluto la lectura.  Están tan bien construidos que nos permiten ser testigos del pasado de los tres personajes y de las interpretaciones que cada uno hace de los acontecimientos que narra la novela.
Mi graduación. Final de un camino e inicio de otro.
Pero si la forma en que está cimentado el libro es perfecta, lo mas apasionante viene en el contenido. Eugenides consigue hacer de un simple triángulo amoroso un homenaje a la literatura del siglo XIX y al mismo tiempo un estudio del alcance que sus tramas tienen en la vida de quien las lee. En este caso de Madeleine, nuestra protagonista. 
Lo primero que sabemos de ella, en la primera página, son los libros que tiene en su estantería. Y ahí están Austen, Dickens, Trollope, Hardy y todos los máximos exponentes de la literatura decimonónica. Madeleine no solo lee estas novelas por placer, sino que ha hecho de ellas su sujeto de tesis universitaria. 
En el fondo es una romántica y cree que el amor ocupa un lugar relevante en la vida de las personas. Pero en los años ochenta el discurso ha cambiado. Cuando en la carrera Madeleine lee a los semiólogos franceses enunciar frases tan demoledoras como esta, se derrumba:

"Nadie se enamoraría si no hubiese oído hablar del amor" (Barthes citando a La Rochefoucauld)

Imaginad el conflicto interno que crece en Madeleine cuando lee esto. ¿Es posible seguir creyendo en el amor y en el matrimonio? ¿Aún cuando este ya no es la única salida para una mujer; cuando un divorcio puede acabar con el problema de un matrimonio desavenido y cuando una joven encadena uno tras otro los desengaños amorosos?


Jeffrey Eugenides
Si muchas razones ponen en entredicho esta institución secular, punto culminante del amor (o eso se cree); pero aun así, hay una boda en la novela, los personajes se siguen enamorando perdidamente y la heroína debe elegir entre dos pretendientes, el inestable y egoísta Leonard y el bondadoso y responsable Mitchell ¿Está pues la trama nupcial verdaderamente muerta o aún se puede escribir sobre ella, sobre el amor y sus consecuencias? Eugenides con este triángulo amoroso ha demostrado que si se puede. Y de forma brillante. 

Si no habéis leído nada suyo os invito desde ya a hacerlo. No importa por donde empecéis, pero si como yo sois entusiastas seguidores de la literatura del XIX, y os gustaría comprobar como lo que leemos influye irremediablemente en nuestra forma de ver el mundo, La trama nupcial puede ser un excelente punto de partida. Si la leéis ya veréis que diálogo final. Todo el sentido del libro se encuentra en estas frases. No se cuantas veces lo he leído ya. Me encanta! 

Sin lugar a dudas esta novela es un nuevo Coup de coeur para este 2013. No llega a la maestría de Middlesex, pero deja el listón muy alto para la novela que tome el relevo. Solo espero que Eugenides no nos haga esperar otros nueve años más.

Mañana os enseñaré mis lecturas veraniegas; a ver si  os apetece alguna para combatir estos calores con un buen libro en la mano :)
Un beso y felices lecturas a todos!