domingo, 14 de julio de 2013

Lecturas de verano 2013

Por fin puedo cumplir mi palabra y enseñaros mis lecturas estivales.

Algunas de ellas todavía me dará tiempo a leerlas en la France porque hasta el 23 de julio no vuelvo a Alicante. Por eso me duele en el alma llamarlas lecturas veraniegas!

Mira que lo intento, pero para mi no hay verano posible sin mar y el invento este de París Plage como que no me convence demasiado. Mirad aquí como convierten el Sena en Copacabana (o al menos lo intentan).

Es cierto que el verano no es mi estación favorita pero llegado el momento lo disfruto como el que más. ¿Como quitarles mérito a esas mañanas de playa, al blanco y negro del Peret, a las tardes de cotilleo que se alargan hasta las tantas, a los mojitos entre amigos o a la escapada de rigor a Tabarca? Son momentos que te llenan de energía y te hacen desconectar del mundo.

Pero si hay algo que adoro del verano, son los ratos de lectura. En mi familia leemos casi todos y los domingos cuando nos reunimos en la casa que mi tía tiene a pie de playa, se produce un momento mágico. Justo después de comer, cada uno coge su libro y busca un huequecito de la casa para entregarse a la lectura. La terraza, con el precioso panorama del Mediterráneo en el horizonte, es el lugar más codiciado. Y ahí nos podéis ver; un montón de personas viajando en silencio mientras son mecidas por el sonido de las olas.
No se lo que los demás traerán preparado este verano, pero yo ya tengo hecha mi elección. Aquí os dejo pues con los verdaderos protagonistas.


Abril encantado de Elizabeth Von arnim. Este verano sería impensable no leer a Von Arnim. Acabo de terminar su primera novela Elizabeth y su jardín alemán y sencillamente necesito seguir leyendo algo suyo inmediatamente. Hay que ver como he disfrutado este librito. Pequeño en tamaño pero grande en contenido.
Estuve mirando entre las otras novelas de la autora y me pareció que Abril encantado tenía el tono alegre y refrescante del verano. 
La historia transcurre en plenos años 20. Dos jóvenes casadas deciden alquilar una villa en la costa italiana. A escondidas de sus maridos deciden compartir los gastos de las vacaciones con otras dos compañeras de viaje; una bella aristócrata que quiere huir de sus múltiples admiradores y una anciana en busca de reposo. No me quiero imaginar la que pueden montar  este variopinto grupo de señoras!

La colline aux gentianes de Elizabeth Goudge. Después de disfrutar con El país del delfín verde tenía  muchas ganas de leer de nuevo la pluma delicada de Goudge, así que elegí esta novela suya ambientada en el Oeste de Inglaterra durante las guerras napoleónicas. Un joven desertor y una campesina rebelde son los protagonistas de una historia que promete muchísimo. Si me gusta aunque sea la mitad de lo que me gustó El país del...tengo mi felicidad asegurada. La pena es que esta vez no está traducida al castellano y no queda otra opción que leerla en francés o en su inglés original.

Evelina de Frances Burney. Creo que esta joyita necesita poca presentación. El dato de que Burney fue una de las escritoras favoritas de Jane Austen dice mucho en su favor, pero creo que su libro va a gustarme por méritos propios. 
Se trata de una novela epistolar donde quedan perfectamente reflejados los fastos y las miserias de la alta sociedad inglesa de finales del siglo XVIII. La edición ilustrada de Editorial d'Epoca es una preciosidad y mirar cualquier ejemplar de su catálogo es una verdadera tentación.

The Winthrop woman de Anya Seton.  Mi amor por Nueva Inglaterra, que ya he declarado en muchas ocasiones, me empuja a buscar una y otras vez libros ambientados o que traten sobre esta región. Con la impresión de La letra escarlata todavía reciente, tenía pensado leer de nuevo a Hawthorne, pero el tono oscuro y profundo de sus historias me parece más apropiado para el otoño. Así que buscando por internet di con esta novela histórica ambientada en la Norteamérica de 1630. 

La protagonista, familiar del que fue uno de los primeros gobernadores de Massachusetts John Winthrop, debe hacer frente al fanatismo de los colonos que la rodean y buscar su propio camino entre los inhóspitos paisajes de Nueva Inglaterra. No he leído nada de la autora, pero parece que va a ser una lectura ligera y entretenida, perfecta para el verano.

Historia de los Forsyte (Una comedia moderna y Fin de capítulo) de John Galsworthy. !Llegó el momento! Estaba deseando tener el tiempo libre suficiente para disfrutar de esta historia como se merece. Mi opinión sobre la primera parte fue contundente: uno de los mejores libros que he leído en mi carrera lectora. 
En esta segunda parte la protagonista es Fleur, la hija de Soames y el marco de la historia la Inglaterra de entre-guerras. 
Partiendo de la base de que el periodo histórico me encanta y de que los personajes y el estilo de Galsworthy me fascinan, sospecho  que voy a disfrutar muchísimo de esta lectura.

Ángulo de reposo de Wallace Stegner. Esta vez voy a poneros la sinopsis de la editorial para que veáis en un solo párrafo las razones que me empujan a leer cuanto antes este libro:
"El historiador Lyman Ward, ya retirado de sus tareas docentes, se propone investigar la memorable historia de sus abuelos: una pareja de la alta sociedad de la costa Este que en la segunda mitad del siglo XIX abandona el lugar en el que ambos habían crecido para instalarse en California, cuando era un territorio aun por civilizar".
Norteamérica, siglo XIX, una investigación histórica...Si me dicen que estos son los ingredientes de mi poción mágica, me lo creería a pies juntillas. Si a esto le sumamos un Premio Pulitzer en su honor y unas críticas inmejorables, creo que podemos estar ante una de mis mejores lecturas no solo del verano, sino de todo el año.

Y de momento estos son los seis libros que me van a acompañar. Es probable que la lista se amplíe conforme vaya transcurriendo el verano, pero os tendré al corriente de cualquier novedad. Como veis he hecho una apuesta casi segura al repetir autores que me han encantado. Espero que el resto también se conviertan en nuevas referencias literarias para mi.


Solo me queda apuntar que cuatro de estos libros me van a ayudar a superar el reto que Teresa nos proponía en su blog. Me parece una propuesta fantástica y espero que muchos os animéis a participar en ella. ¿Quien no tiene algún libro de más de quinientas páginas esperando en su estantería?
Yo me he decantado por la categoría Peso pluma. A ver si hay suerte y consigo superar el desafío.

Muy feliz verano a todos!