viernes, 29 de enero de 2016

Tres años y cinco días

Lo celebramos como de costumbre: con libros y algo rico para merendar. Hoy tarta de manzana, mi preferida.

El 24 de enero de 2013 vencí al fin la timidez y me atreví a publicar la primera entrada de A Book a Day. Apenas puedo creer que ya hayan pasado tres años; y aún menos que este rinconcito haya llegado a convertirse en algo tan especial para mi. Supongo que compartiré con muchos de vosotros esa sensación, pero no puedo dejar de confesar lo evidente: escribir aquí me llena y me enriquece; me hace feliz. Me encanta reservar un tiempo para él, robarle horas al día para regalarme ese momento tan mío en el que solo existe la página en blanco, mis libretas de notas, los libros que llevo entre manos y las ideas que revolotean por mi cabeza.

Tengo la impresión de que estos tres años han dado para muchos de esos momentos y, como soy nostálgica por naturaleza, a veces no puedo evitar echar la vista atrás con un puntito de tristeza. Lo que más me gusta es mirar entradas antiguas y leer los comentarios, incluso ese pionero que un día dejó Isi para euforia mía. ¿La razón principal? Ellas: María José, Lammermoor, Rebeca, Ángela, Cristina, Teresa, Sofiatura, Laura...todas esas "lectoras comunes" con las que compartí libros, comentarios e incluso alguno de los inolvidables Readathones de Isi. El día en el que decidieron guardar silencio en sus rincones me quedé algo huérfana, pero desde aquí quiero darles las gracias por todo lo que me llevé en la mochila gracias a ellas, por todo lo bello que me aportaron. 
Al fin y al cabo, creo que eso es lo que hace especial todo esto, la inspiración que recibimos e intentamos dar a cambio. 

A lo largo de todos estos meses, esa ha sido mi única meta. Juntos hemos viajado y desvalijado librerías; compartido instantes cotidianos, tazas de té o café, bellas fotografías y sobre todo, lecturas. Si en todo este tiempo habéis podido encontrar en mis entradas una pizca de la misma felicidad que yo sentí al leer las vuestras, entonces habré recibido mi recompensa. 

Me llevo muchas cosas de estos tres años: vuestras visitas, vuestros cariñosos comentarios, recomendaciones y enseñanzas de todos los que estuvisteis y de los que seguís estando. Por todo ello, y de corazón, miles, millones de gracias.

Puede que llegue el día en el que la vida y sus circunstancias nos obliguen a cerrar nuestros rincones; pero se que, pase lo que pase, no romperemos todos los lazos. Seguiremos unidos a través del amor por los libros que un día nos hizo encontrarnos.

¡Qué este 2016 nos depare buenos momentos y, crucemos bien los dedos, inolvidables lecturas!

Un abrazo enorme para todos.



PD. Cómo ya os dije por Instagram voy a estar algunas semanas en Alicante, pero en cuanto vuelva a París os avisaré del pequeño regalito que quiero haceros con motivo del aniversario. Un Persephone anda buscando dueño y me hará muy feliz hacer de mensajera.

Ahora mismo estamos en "la terreta", hablaremos de negocios
librescos a la vuelta :)