lunes, 18 de enero de 2016

Los libros que encontré bajo el árbol...

Foto de familia en casa.
¡Y por fin estoy de vuelta para inaugurar 2016! Este año he alargado un pelín más las vacaciones de Navidad y casi casi me como enero sin pisar el mini piso. Volví a París el día 12, y no creáis que me resultó fácil acostumbrarme de nuevo a la rutina después de tantos días de jarana. 
Pero bueno, al final todo ha entrado en orden y por fin puedo sentarme tranquilamente con vosotros y hablaros de los libros que me regalaron durante las fiestas. Algunos fueron regalos de Reyes, otros de cumpleaños. Y...¡qué os puedo decir! Estoy tan feliz de tenerlos entre manos. 

Empezando el montoncito por arriba tenéis Usos y costumbres de los americanos de Fanny Trollope; un libro, publicado en 1832, en el que la sagaz Fanny recogió sus impresiones sobre los tres años que pasó en Estados Unidos. "No me gustan. No me gustan sus principios, no me gustan sus modales, no me gustan sus opiniones". Sentencias como esta y capítulos como "Viaje a las montañas en diligencia" o "Travesía por el Misisipí" me auguran un inolvidable viaje en su compañía. 

Le siguen otras dos obras de ficción ambientadas en territorio americano, Desde que el mundo existe de Rachel Field y Reencuentro de Margaret Deland. La primera llevaba en mi punto de mira desde que Reino de Cordelia anunciase su publicación. ¿Cómo iba a quedar indiferente ante una historia ambientada en las costas de Nueva Inglaterra? Amor, navíos, intrigas familiares...tiene todos los ingredientes para gustarme. A ver si acerté con dar tanto la tabarra con este libro. 
Y en cuanto a la nouvelle Reencuentro, solo puedo decir que resulta irresistible en todos los aspectos. Me ha conquistado su edición y la excelente introducción a cargo de mi querida Laura y estoy convencida de que también lo hará la historia de amor y segundas oportunidades que esconden sus páginas.

Cierran el montón tres títulos Alba que son tres joyas. Desde que recibí la preciosa edición de Cuentos de Navidad en Nochebuena no pude evitar abalanzarme sobre ellos y leer algunos durante las fiestas. Uno de los que más me gustaron fue "Las hermanas" de Nathaniel Hawthorne. Estoy segura de que voy a convertir en costumbre leerlo cada comienzo de año. Los hermanos Karamazov de Fiodor Dostoievski me permitirá continuar la apasionante y exigente aventura de adentrarme en la literatura rusa. Y en cuanto a Los cuentos de Katherine Mansfield, que os puedo decir. Era mi mayor deseo tenerlos. No puedo imaginar un regalo mejor. Leer a Mansfield se ha convertido en un placer y en casi una necesidad para mi. Ya la tengo completa en mi estantería.

No dudéis en invertir en ella. Vale su peso en oro.

Y firme, sujetándolos a todos, está mi nuevo ejemplar de Guerra y paz. Este fue el capricho que me autoregalé. Después del enorme disgusto que me llevé al leer Guerra y paz en la edición de Penguin Clásicos (primer borrador de la novela y por lo tanto incompleta), necesitaba urgentemente tenerlo en una buena edición íntegra. La de Alianza cumple con creces la misión. Desde principios de año he estado leyendo el primer volumen y acabo de comenzar el segundo. ¡Qué delicia y qué diferencia leerlo así! Nunca entenderé la decisión de Penguin de publicar el primer borrador de la novela.

Y cuando pensaba que los regalos literarios se habían acabado llegaron tres últimas sorpresas. Mi padrino me regaló con muchísimo acierto Todo ese fuego de Ángeles Caso, un nuevo acercamiento novelado, a la vida de las tres hermanas Brontë que estaba deseando leer; y un paquete con remitente americano puso la guinda del pastel cuando llegué a París. Mi querida Stephanie me regaló dos preciosas ediciones de Orgullo y prejuicio y Jane Eyre. Las habíamos visto en la tienda de Anthropologie cuando estuvimos juntas en el Marais y ¡qué bien sabía lo mucho que me iba a gustar tenerlas! Es cierto que no suelo tener muchas ediciones del mismo libro, porque apenas tengo espacio y tampoco soy yo muy fetichista con esto de las ediciones, pero estas las guardaré con muchísimo cariño.

Última foto del mini abeto antes de volver al armario y los tres nuevos inquilinos
de las estanterías. Cada vez que veo ese Jane Eyre me enamoro un poquito más :)
Y con este botín a cuestas, ya veis que lo mejor está por venir: dar buena cuenta de ellos y por supuesto compartir impresiones con vosotros. Espero de corazón que todos estéis disfrutando de vuestros regalos navideños, sean o no literarios, y que hayáis empezado el 2016 con energía y optimismo. 
Un abrazo enorme y ¡muy felices lecturas a todos!