viernes, 31 de octubre de 2014

Jamaica Inn de Daphne du Maurier

En Francia están recuperando
toda la obra de Daphne en
edición de bolsillo. Vive
la France!
Todavía no puedo creer que haya dejado pasar tanto tiempo sin volver a leer a Daphne du Maurier. Si recordáis la entrada de mis libros de infancia y adolescencia allí aparecía Rebeca en uno de los puestos de honor. Este fue uno de esos libros que leí y releí sin tregua, sin que importase que ya conociese la intriga; cada vez que lo empezaba sentía el mismo placer, el mismo deseo de pasar a toda velocidad las páginas.
Desgraciadamente en aquella época mi nivel de inglés y francés dejaba un poco que desear y no pude seguir descubriendo la obra de Daphne. Han pasado más de diez años y seguimos sin disponer ediciones en castellano de sus libros. ¡Por favor editores denle una oportunidad! 
Aquí en Francia ya le han puesto remedio al asunto y están reeditando, poco a poco, la obra completa de Du Maurier en edición de bolsillo. Con una oportunidad así no iba a posponer el asunto mucho tiempo.

Escogí Jamaica Inn porque me apetecía muchísimo leer una novela de aventuras, una lectura que tuviese algo más de acción que las lecturas pausadas que me han acompañado estas últimas semanas. Además me acordé de lo mucho que me gustó la entrada de Magrat hablándonos de la adaptación que la BBC había hecho de la novela y no lo pensé dos veces.
Al leer la sinopsis de mi edición me di cuenta de que todos los elementos de la obra de Daphne Du Maurier parecían recogerse en esta historia, publicada en 1936: un universo sombrío, la atmósfera envolvente de la costa de Cornualles, un misterio por resolver…
En esta ocasión la encargada de desentrañarlo será Mary Yellan, una joven campesina testaruda y de fuerte carácter.

El verdadero Jamaica Inn que inspiró la historia, todavía
permanece intacto en la carretera que une Launceston y
Bodmin en Cornualles.
Corre el mes de noviembre de 1820 cuando se inicia la historia. Mary, que acaba de perder a su madre, no tiene más remedio que abandonar la granja donde ha crecido para irse a vivir con sus tíos a un recóndito paraje de Cornualles. 
Allí, en medio de los páramos, es donde se alza el siniestro albergue del que son propietarios los Merlyn, el albergue de la Jamaica.
Desde su misma llegada Mary debe enfrentarse al carácter violento de su tío, a su comportamiento extraño y a las amenazas continuas que este lanza sobre ella y sobre su atemorizada esposa. 
Sin derecho a preguntar, sin derecho a saber, Mary es consciente de que cosas extrañas y siniestras ocurren entre las paredes del aislado albergue: ¿por qué nadie se hospeda en él desde hace años? ¿por qué deben cerrarse las ventanas al anochecer? ¿de quien son los pasos sigilosos, y que traen los carros que llegan a la Jamaica una vez caída la noche?
Son cuestiones a las que Mary irá hallando respuesta poniendo en peligro su propia vida.


No quiero exagerar pero si os digo que me lo he leído en horas no estaría mintiendo. Definitivamente adoro a Daphne Du Maurier, su capacidad para evocar la atmósfera de los lugares en que ambienta sus historias. 
Con que pericia describe la siniestra silueta de la Jamaica, con los ruidos y murmullos que salen de sus paredes, con sus secretos inquietantes. Y que decir de la pintura que hace de los páramos desiertos azotados por el viento y la lluvia, de las tierras pantanosas cubiertas de brezo y espesas nieblas... si, es cierto que no llega a la maestría de Emily Brontë  pero es una muy digna sucesora.
Escenas de la adaptación de la BBC
Esa atmósfera gótica, la oscuridad que envuelve toda la novela y los misterios que esconde me atraparon por completo; desde esa primera escena en la que Mary viaja en un destartalado coche en dirección a la Jamaica, hasta la última en que se aleja de él. 
Puede que yo sea muy impresionable y aquellos que estéis acostumbrados a leer libros de terror encontréis muy ligero el toque siniestro de esta novela; pero el mismo horror que sintió Mary al descubrir a que se dedica realmente su tío es el mismo que sentí yo, aún estando a salvo en la seguridad de mi cama. 


Du Maurier no escatima en presentar un lenguaje crudo y muestras de violencia física y mental en las páginas de su novela; esto podría resultar incomodo para el lector, pero a mi parecer encajan tan bien con la personalidad de sus personajes, que no desentonan en absoluto.

No puedo negaros que los personajes son algo caricaturales y la novela hubiera ganado muchos puntos de haber estado más trabajados; Mary Yellan es incluso contradictoria en sus formas de actuar y en sus deseos. Me sorprendió que pese a tener una visión nada romántica del matrimonio y las relaciones de pareja, acabase actuando como lo hace. ¡Yo que pensaba que era una chica independiente y de armas tomar!

Pero estos pequeños peros no me han afectado en absoluto para disfrutar de la novela. Me atemoricé con Joss Merlyn y sus secuaces, me sorprendí al descubrir un nuevo misterio al final del libro y a pesar de sus modales bruscos y de algunos comentarios que por mi parte habrían merecido un buen gancho de derecha, también caí bajo los encantos de Jem Merlyn. Si, también tenéis un poquito de romance en medio de tantas idas y venidas por los páramos.

Jamaica Inn es una estupenda novela de aventuras, con un toque algo anticuado, pero poseedora del encanto de esas historias de piratas, naufragios y misterios que forman parte de la más pura tradición británica. Es cierto que no va a ocupar un puesto de honor en mi corazoncito, como lo hizo Rebeca, pero ha sido el impulso perfecto para abalanzarme sobre todos los libros de Du Maurier que caigan en mis manos.


Daphne Du Maurier
Ahora solo cruzo los dedos para que alguna editorial apueste por las obras de Daphne. Puede que no saquen muchos beneficios con sus ventas, al fin y al cabo las únicas "sombras" que hacen aparición por aquí son las que ocultan los páramos al acercarse una tormenta, pero por favor dadnos la oportunidad de disfrutar de autores tan especiales y brillantes como ella. 

¡Muy feliz y terrorífico Halloween a todos y felices lecturas!

PD. Una vez tan metida en la historia le di la oportunidad a la adaptación de la BBC y no podía haber quedado más satisfecha. Recrea a la perfección el ambiente de la novela y aunque han adaptado algunas cosillas creo que el resultado es más que correcto.  Eso si, me decepcionó un poco la interpretación de Jessica Brown Findlay como Mary Yellan. El que ganó muchísimos puntos fue el personaje de Jem Merlyn gracias a Matthew McNulty (así entre nosotras…¡que guapo es este chico!). Espero que la disfrutéis si os animáis a verla y sería una muy buena opción para esta noche de Halloween.

PD1. Jamaica Inn ocupa el año 1936 en mi Century of Books.