lunes, 10 de febrero de 2014

Exámenes, pequeñas alegrías y Katherine Mansfield...

Crêpes, el castillo de Chantilly, mis mini narcisos
y la gran Katherine Mansfield.
¡Hola a todos!
Que feliz me hace poder saludaros. Vuelta al blog y adiós a los exámenes y a sus semanas de estrés previas.  El pasado jueves terminé las pruebas de la oposición y desde entonces vivo en un estado de tranquilidad extrema. En serio, tengo tal paz de espíritu ahora mismo que si me dais unos platillos y un buen rapado capilar, os hacía ahora mismo el haré krishna :D

Pero bueno, antes de dejarme llevar por la euforia mística, quería agradeceros a todos vuestros mensajes de felicitación por el aniversario del blog. Me hicisteis muy feliz y, aunque fuera indirectamente, me disteis mucha energía para encarar los exámenes. De verdad, muchísimas gracias. 

Como veis en las fotos, estos días no han sido fecundos en grandes acontecimientos, pero si en pequeñas alegrías. El día dos de febrero celebramos, como manda la tradición, la fiesta de la chandeleur. Ya os hablé de ella el año pasado y por supuesto este 2014 hemos repetido nuestro atracón de crepes.

Otro petit bonheur, me pilló totalmente por sorpresa. Ya había perdido toda esperanza de verlos florecer, pero una mañana al despertarme descubrí el milagro. Un grupito de tímidos narcisos por fin se había dignado a salir de los dichosos bulbos. Tendríais que haberme visto, solo me faltó cantarles una canción de bienvenida. Espero que no se moleste la Dama de provincias, pero creo que en cuestiones de jardinería, he tenido más suerte que ella :)

Y poquitas cosas más, una visita rápida a Chantilly,  horas de estudio interminables y una pena inmensa al ver todos esos libros tentadores esperándome en la estantería. Me guiñaban el ojo, en serio, pero he sido fuerte y me he resistido a su atractiva presencia.
En realidad, un único libro me ha acompañado durante estos días, el Diario de Katherine Mansfield. Pensaba que las vivencias más íntimas de Katherine me ayudarían a evadirme del estrés y además serían un buen material de inspiración frente a la densa bibliografía que había estado leyendo para los exámenes. Y tal como pensaba, el Diario terminó convirtiéndose en la mayor alegría de estos días. 


Katherine Mansfield
La vida de Katherine fue corta pero intensa y fascinante. Como muchos de nosotros tuvo días luminosos, grises y negros. Pero aún en sus jornadas más tristes es un auténtico placer leerla. Entre sus apuntes somos testigos de la lucha que mantuvo contra el dolor físico, contra los tristes recuerdos y la perdida. Pero también del ansia de superación que marcó su vida y de su facilidad para maravillarse ante la belleza que la envolvía. Katherine Mansfield amaba la vida y las pequeñas cosas que le dan sentido, y aun cuando sabía que no quedaba tiempo siguió buscando y planeando sueños.

Me ha sido muy difícil escoger algunos, porque cualquier fragmento de su Diario hubiera sido digno de citarse, pero éstos que os invito a leer muestran en cierto modo el credo que Katherine adoptó y cumplió en su corta e intensa existencia: 

"No deseo nada que no pueda alcanzar. Paz, soledad, tiempo para escribir mis libros; la hermosa vida externa que contemplar y sobre la que reflexionar nada más"

"Deseo intensamente vivir para poder trabajar con las manos, con mis sentimientos y mi cerebro. Deseo un jardín, una casa pequeña, hierba, animales, libros, cuadros, música. Deseo ponerme a escribir a partir de esto dando expresión a todo ello. (Aunque escriba sobre taxistas, eso no tiene importancia).

Pero si deseo la vida vivida, cálida, impaciente; tener las raíces en la vida, aprender, desear saber, sentir, pensar, actuar. Eso es lo que quiero. Y nada más. Eso es lo que tengo que intentar".

No soy una persona demasiado creyente, pero creo firmemente en estas líneas. Al igual que Katherine eso es lo que quiero de la vida y lo que me gustaría conseguir. Eso y nada más. Espero que no sea mucho pedir y al menos se me cumplan algunas cosas :) 

Un beso grande a todos y ¡feliz inicio de semana!

PD. El Diario de Katherine Mansfield ocupa el año 1927 en mi Century of books. He disfrutado tanto leyéndola que he decidido otorgarle también el año 1922, fecha de publicación de Fiesta en el jardín. Esta lectura me ayudará a hablaros con más profundidad de su biografía y de su obra.