viernes, 9 de enero de 2015

IMM 14 Los libros que encontré bajo el árbol

Y ahora si, después de una magníficas navidades compartidas con los que más quiero, toca volver a la normalidad; a esa rutina, a veces temida, pero que inevitablemente termina por extrañarse. La llegada a París ha sido esta vez aún más triste de lo habitual. Supongo que todos vosotros estaréis al tanto de lo acontecido en la redacción de Charlie Hebdo. La verdad es que yo todavía no encuentro las palabras para describir el horror que me ha producido la noticia. 
Sabéis, uno podía sentirse más o menos identificado con la línea editorial de la publicación, si os soy sincera jamás compré un solo ejemplar de Charlie. Pero hoy, como tantas otras personas alrededor del mundo, me siento más Charlie que nunca.
Cuesta mucho imaginar que actos como estos no vuelvan a repetirse, pero en medio de esta tristeza que nos envuelve a todos, solo puedo pensar en esa luz de esperanza que es la lucha por la libertad. Si, la barbarie y el fanatismo de unos pocos podrán golpearnos una y otra vez, pero las ideas, el espíritu crítico y la capacidad de reirnos hasta de nosotros mismos, eso, no nos lo quitarán jamás. Hoy más que nunca, la pluma y el lápiz han sido más fuertes que el arma asesina.
Lucille Clerc.
Pero bueno, como bien dice la cabecera del blog, no hay mejor remedio para alejar la enfermedad y la tristeza que un buen libro. Así que, ahora si, dejemos que sean ellos los protagonistas de la entrada. Como ya es tradición, hay que enseñar los ejemplares amontonados bajo el abeto navideño, por eso sin más dilación: ¡aquí tenéis mi montoncito!

Foto de familia navideña.
Como veis los Reyes han sido generosos y me conocen bien. Abundan los clásicos y títulos que anhelaba leer desde hacía muchísimo tiempo como Mujeres sin pareja o Al este del Eden. Otros ejemplares fueron regalos inesperados que me han hecho especial ilusión y uno de los títulos me lo autoregalé por mi cara bonita durante un viaje :) Mejor veamóslos con detalle.
El primero de todos La señorita Mackenzie de Anthony Trollope no os será desconocido gracias a la merecida difusión que está teniendo el trabajo de la editorial d'Época. Cada nuevo título que suman a su catálogo va directo a mi lista de libros por leer y en el caso de La señorita Mackenzie, tratándose de una novela de Trollope, más todavía. Disfuté muchísimo con El custodio y Las torres de Barchester y ahora que también he leído la historia de Margaret Mackenzie puedo deciros que, aunque no al mismo nivel que las anteriores, he disfrutado con su lectura. Nuestra solterona victoriana en posesión de fortuna tendrá que lidiar con un buen ramillete de pretendientes y la cuestión es ¿terminará por sucumbir a las atenciones de alguno de ellos? No os doy más detalles y esperaré a hablaros con más tranquilidad en la reseña.

Mujeres sin pareja de George Gissing, es uno de esos títulos de Alba que estaba deseando leer desde hace mucho tiempo. Publicado en 1893 este libro rompe con todos los esquemas del mundo victoriano en el que se enmarca.
En ese mundo en el que la mujer debía confiarse al esposo o al padre y obedecer su autoridad, Gissing convierte a sus protagonistas en un grupo de mujeres deseosas de independencia. Temas como el feminismo, el matrimonio, el amor y la pobreza actúan como hilo conductor de la historia y aunque al final la lectura me ha dejado una sensación agridulce, he disfrutado muchísimo y la espera ha valido la pena.

Villette es otra de las novelas de Charlotte Brontë que se ha sumado a la colección Clásicos Minus de Alba. Si hace unos cuantos meses celebrábamos la llegada de El profesor, ahora le toca el turno a esta historia que Charlotte construyó sirviéndose de los recuerdos que trajo consigo de su estancia como alumna y profesora en un internado de Bruselas.
Esta es la historia de Lucy Snowe, una joven, sin familia, sin dinero, ni posición que entra a trabajar en un internado en la ficticia ciudad de Villette. 

La siguiente novela que he acogido con ganas en la estantería creo que necesita poca presentación. Al este del edén es uno de los grandes títulos de la literatura norteamericana y su autor John Steinbeck, ganador del Nobel de literatura en  1962, uno de sus más reconocidos escritores.                      La novela, ambientada en el Valle de Salinas al norte de California, narra las vicisitudes de dos familias a lo largo de tres generaciones, desde la guerra de Secesión hasta la segunda guerra mundial.                     Este fue uno de los títulos que desde el primer momento quise incluir en mi Century of books, y tengo la corazonada de que va a ser una lectura inolvidable. 

Los dos siguientes títulos me ayudan a seguir completando la obra de una de mis autoras favoritas Elizabeth Gaskell. La casa del páramo fue en su origen un cuento publicado para las navidades de 1850. Bastantes opiniones tildan la historia de Maggie Browne y su familia de almibarada y beata. Conociendo la vena "más santurrona" de Gaskell puedo créermelo. Pero a mi no me molesta si cambio puedo tener el placer que me transmite su pluma.
Por el contrario La prima Phillis, una novela más madura y uno de sus últimos trabajos, ha recibido críticas más entusiastas. Se trata de una historia de amor y de iniciación que muestra, al igual que otros trabajos de Gaskell como Norte y Sur, la oposición entre la vida rural y el progreso ligado a las ciudades y al desarrollo industrial. Estoy casi segura de que voy a disfrutar de ambas.

Para mayores de cuarenta es una recopilación de seis textos de Willa Cather publicados en 1936.  Mi familia ya sabe de mi amor por Willa así que no podían dejar de incluir uno de sus títulos en la lista. En este, la autora aúna vivencias personales y reflexiones literarias para hablar de sus autores favoritos, de  encuentros inesperados y de las tertulias literarias que enriquecieron su propia escritura y le brindaron la oportunidad de forjar grandes amistades. Tratándose de la pluma de Willa estoy segura de que será una delicia leerlos.

Pasemos ahora a los dos autoregalos literarios que me he hecho este año. El primero fue La tragedia de la calle de las flores  de Eça de Queirós. Me hice con él mientras iba deambulando por las estanterías de bolsillo de la Fnac. No conocía al autor, ni tenía más referencia que la brindada por la editorial, pero de pronto al leer la sinopsis, me pareció que viajar al Portugal del siglo XIX era una buenísima idea.  Eça de Queirós fue una de las figuras más destacadas del realismo portugués y en  esta novela narró la trágica historia de Genoveva y Victor, una pareja separada por la diferencia de edad, la posición social y un terrible secreto. ¡Cruzo los dedos para que me guste!


El siguiente autoregalo fue el que me compré durante nuestro viaje a Munich a principios de diciembre. Una joya que encontré en la fantástica librería de segunda mano The Munich Readery. Se trata de la edición ilustrada publicada por la Folio Society de la novela Lark Rise to Candleford de Flora Thompson. Tenía muchísimas ganas de leer esta historia (que quizá muchos conozcais por la adaptación de la BBC) desde que leí la preciosa reseña que Konichiwa hizo en su blog.                                              Por eso, cuando vi esta maravillosa edición en la librería no me importó el peso, ni si iba a tener espacio en la maleta para traerlo conmigo. Era una suerte haberlo encontrado y no me iba a ir sin él. La gran sopresa vino cuando vi su precio; apenas podía créermelo, pero por 13 euros compré uno de los libros más bonitos que tengo.
Tosavía no he visto la serie porque siempre quise leer el libro primero, pero ahora que ya lo tengo, no veo el momento de adentrarme en ese mundo rural ya desaparecido de la mano de los habitantes de la ficticia aldea de Candleford. 

Otros dos libros llegaron a mi por mi 28 cumpleaños (mare meua la vejez se acerca :D) El primero de ellos fue Marmee & Louisa de Eve LaPlante. Junto a Mayores de cuarenta años el único título de no ficción de la lista. Este libro llevaba en mi cesta de The book depository bastante tiempo y cuanto me ha alegrado tenerlo por fin entre las manos. Luisa May Alcott es una de esas autoras que conocí en la adolescencia y cuyas historias aún me acompañan en la edad adulta. Que puedo deciros que ya no sepáis  Mujercitas es y será por siempre uno de mis libros favoritos y la maternal figura de Marmee es alguién que siempre asociaré a mi propia madre. 
Por eso cuando descubrí este libro que indaga en la relación que Louisa tuvo con su madre, la verdadera Marmee, tuve unas ganas enormes de leerlo. Abigail May Alcott, la madre de la autora luchó toda su vida por el derecho a la educación de las mujeres, por la realización de las jóvenes no solo a través de la maternidad si no del trabajo propio, por la ayuda a los más necesitados y la abolición de la esclavitud. Fue una influencia vital para las historias de su hija y conocerla un poco más a través de esta lectura será un auténtico placer.
Esta es la librería donde encontré la edición Folio de Lark Rise to Candleford.
Si visitais Munich no os la perdais, tiene un fondo impresionante y precios bastante
razonables. En la misma calle tenéis otra librería inglesa muy recomendable Words' WorthBooks.
El segundo libro que encontré bajo el árbol fue The ladies of Lyndon de Margaret Kennedy, uno de los muchos títulos  de la colección Virago Modern Classics que estaba deseando leer. Elegí esta novela eduardiana para el año 1923 de mi Century of books, porque trata de forma cómica e irónica una de las tradiciones más arraigadas en la alta sociedad europea, los matrimonios de conveniencia entre jóvenes bellezas casaderas y acaudalados hombres de negocios. El matrimonio de Agatha, la protagonista de la historia, resulta un desastre desde el principio y aún lo es más tras la aparición de su excéntrico y apasionado cuñado, un pintor amateur con una personalidad totalmente opuesta a la de su frío marido. ¡Señoras y señores, trifulcas y enredos a la vista!

Y ahora lo mejor para el final. Para cerrar el botín navideño tengo que hablaros de un libro que llegó hasta mi de manos de una persona que conocéis bien y con la que tuve el placer de encontrarme en Barcelona, mi querida littleEmily
Pasé con ella muy poquito tiempo, aunque me bastó para darme cuenta de lo mucho que tenemos en común y de lo a gusto que puedo sentirme en su compañía. Mientras compartíamos una comida rápida en la estación me dio un paquete que contenía las preciosidades que veis en la foto que he compartido más arriba. Unas postales adornadas con fragmentos de las Cartas y novelas de Jane Austen, una maravillosa agenda ilustrada con propaganda vintage de los ferrocarriles británicos, pegatinas a utilizar como Ex libris y para terminar la novela Por no mencionar al perro de Connie Willis
Fue Laura quien me habló por primera vez de Connie y viendo lo mucho que ella disfrutaba con sus libros siempre quise descubrírla por mi misma. Ahora ya puedo darle la razón porque paracticamente devoré la novela casi entera en el tren que me llevó de Barcelona a París. 
Laura, de todo corazón, muchísimas gracias :)  

Y ¡hasta aquí el botín! Espero que todos esteis disfrutando de vuestros regalos navideños, sean o no literarios, y que hayáis podido apuntar algún título que os guste de entre los libros que os he enseñando. Un abrazo grande y ¡muy felices lecturas a todos!

PD. No quiero despedirme sin recordaros que hay un suculento sorteo abierto en el fantástico blog de Jen. ¡No os lo perdáis! :)