martes, 2 de septiembre de 2014

Lecturas de verano: dos decepciones y una duda.

Menos mal que salieron baratitos
Bien, después de dos semanitas de matrículas, inscripciones y demás líos burocráticos por fin llega el momento de repasar las lecturas estivales. Creo que ha sido una buena cosecha y me sobran dedos de una mano para contar las decepciones. Como ya hice el año pasado os hablaré primero de ellas, así paso antes el trance y puedo consagrarme a los buenos libros que se han cruzado por mi camino.
Ahí van les catastrophes!

Les raisons du coeur de Mary Wesley.
Primera experiencia con Wesley y mucho me temo que la última hasta dentro de muchísimo tiempo. Compré sus libros por impulso, por esa obsesión que me obliga a leer cualquier cosa ambientada en la época de entreguerras, pero al final ni siquiera eso ha conseguido salvar la lectura. 
Les raisons du coeur narra las aventuras y desventuras de un grupo de expatriados británicos en la preciosa localidad francesa de Dinard. Allí conoceremos a la joven Flora, a sus incompetentes familiares y a toda su fila de pretendientes.
El epicentro de la novela será, única y exclusivamente, seguir las relaciones amorosas que unos y otros irán tejiendo a lo largo de los años. Francia, Escocia, el Londres de entreguerras… los protagonistas son muy viajeros y se mueven por excelentes localizaciones; pero la autora no consigue hacerles justicia.

Vista de Dinard.
La psicología de los personajes es más que sumaria, los diálogos ocupan la mayor parte de la narración, nada negativo si al menos hubiesen estado bien construidos. No hay profundidad, ni emoción, ni interés en el desarrollo de la historia y mira que yo suelo ser muy benévola.  La leí en el tren de camino a Alicante y en más de una ocasión estuve tentada a dejarla a un lado y lanzarme sobre la pila de revistas que tenía al lado. Por eso, creo que no es necesario añadir nada más. Mary perdóname, estábamos condenadas a no entendernos.

Los caballeros las prefieren rubias…pero se casan con las morenas de Anita Loos.
Lo que jamás pensé que sucedería ha ocurrido este verano. Una publicación Rara Avis de Alba no me ha gustado. Mira que me alegré cuando vi anunciada su publicación. Años 20, dos amigas cazafortunas, lujosos viajes por Europa…¡Prometía muchísimo! Sobre todo una buena dosis de risas. Pero al final no disfruté como esperaba.

Adaptación de 1928.
Mi problema con la lectura no viene de su construcción epistolar, ¡me encantan este tipo de novelas! Tampoco de los personajes protagonistas;  Lorelei Lee y Dorothy Shaw son dos personajes muy carismáticos: dos jovencitas de armas tomar que parecen frívolas y tontas (y lo son), pero al final resultan tener la cabecita muy bien puesta. Es casi surrealista ver como no hay cosa que se les resista.
El gran problema que tuve con estos libros es que la narración se me hizo tremendamente repetitiva; una y otra vez las mismas veladas, el derroche de dinero, los engaños a los "peces gordos" que las pretenden y la victoria de las dos amigas tras cada embrollo.  
El primer tomo, que narra la ascensión de Lorelei, aún consiguió arrancarme alguna que otra sonrisa, pero en el segundo, consagrado a Dorothy, la fórmula terminó por resultarme aburrida.
Anita Loos tuvo un gran mérito al describir de forma tan irónica el ambiente hipócrita y desalmado en el que se movían magnates y protegidas. Solo espero que, a diferencia de mi, consiga cautivaros.

Quand rentrent les marins (o Wifes of the fishermen en inglés) de Angela Huth.
Esta es la duda que apunto en el título de la entrada. Esta novela me gustó muchísimo, pero me decepcionó al mismo tiempo. Hubiera podido ser perfecta y se quedó a medio camino. 
Tenía muchísimas ganas de leer otro libro de Angela Huth después de Land Girls porque su estilo me encantó; pero debo decir que en Quand rentrent les marines Huth se ha superado. Su escritura es absolutamente preciosa. Las descripciones, la atmósfera de ese pueblecito costero escocés y el carácter de las personas que lo habitan están construidos a la perfección. A veces se suele abusar del "parece que estás dentro de la historia", pero en esta ocasión es lo mínimo que se puede decir. 

Edición francesa de
ocasión.
Imaginad a dos amigas de infancia, que crecen juntas en esta parte aislada de Escocia. Hijas y hermanas de marineros, su presente está ligado al mar y también lo estará su futuro. Al igual que las mujeres que las precedieron ellas también serán esposas de marineros, con las alegrías y los temores que eso conlleva. El personaje de Myrtle me cautivó desde la primera línea; me recordó tantísimo a las heroínas de Barbara Pym. Tranquilas, observadoras, amables, dispuestas... Pero tras su calma aparente y su taza de té, bulle un torbellino de sentimientos e impulsos. Adoro este tipo de personajes. 

El gran problema de esta novela viene en el desarrollo de la trama. ¡Que frustración leer sobre esta comunidad y que la autora te dejé con ganas de saber más! Necesitaba un poquito más, ir más lejos en las actitudes de los personajes, en los momentos decisivos de su vida. Esos instantes cumbre se me hicieron tan cortos, que al final la monotonía de lo narrado ganó la lectura al completo. 
De las tres es la única que recomendaría, sobre todo a aquellos que disfruten de los relatos cotidianos de ambientes y personajes. Sin duda los amantes de Rosamunde Pilcher podrán disfrutar de esta novela.

Ufff, y ahora si, me paso un pañuelito por la frente y por fin puedo empezar a hacer lo que tanto me gusta; que vengan esos libros que se han colado ya en mi memoria y en mi corazoncito :)
¡Muy feliz martes a todos!