lunes, 17 de agosto de 2015

Notas para terminar un verano

Instantáneas de verano
Mira que he intentado evitarlo; pero, al final, el verano siempre gana la partida y termina por alejarme del blog. ¿Será posible que haya pasado más de un mes desde la última vez que escribí? ¡Así no vamos Mariquilla! 
Lo cierto es que eso de no tener internet en el apartamento influye bastante. Lo quiera o no, no me queda otra que someterme a una terapia de desconexión forzosa y, aunque me fastidie los primeros días, al final agradezco este tiempo alejada de las pantallas. No hay nada que pueda compararse a lo que vivimos y experimentamos con el mundo y la gente que nos rodea. Cada una de esas fotografías que veis arriba, conserva momentos felices compartidos con los míos: una boda, un viaje a un pueblecito escondido, tardes de cartas, desayunos tempranos para ver amanecer, conversaciones eternas de sobremesa, lecturas recomendadas y, siempre un mismo fondo, ese trocito de mar tan nuestro que desgraciadamente ya no puedo ver.

Pero bueno no me quiero poner triste; ahora, con las baterías cargadas, toca volver a la normalidad. Me he reencontrado con mi wifi, con mis pantallitas y con el mini piso parisino que nos alberga a Jean, a mi y a los tropecientos trastos que hemos traído en nuestras maletas. Entre ellos, como no, bastantes libros. Así que aquí me tenéis, haciendo malabares para encontrarles hueco entre las estanterías. De momento están colocados en el suelo, formando torres más o menos inestables. Pero ¿os imaginais el drama que se avecina cuando por falta de espacio en el salón, en la habitación y en la cocina tenga que condenar a alguien a viajar hasta el aseo? ¿Podeis visualizar a Virginia Woolf, a E.M Forster, a Jane Austen, a Henry James o a Barbara Pym en semejante situación? Mira, si se enteran los pobres que viven junto a la bañera y la taza del váter se mueren de nuevo :D
Supongo que en el fatídico caso de tener que trasladar a alguien hasta allí, me llevaré primero a los pioneros americanos; cosas peores habrán visto Mark Twain, Elinore Pruitt Stewart, Francis Bret Harte y Calamity Jane.

Y mientras aclaro mi mente y mis estanterías, pongámonos al día con el blog. Estos días he leído sin contención y ya he terminado aquellos libros que os enseñaba a principios de julio y algunos otros que se han colado en la lista.  Creo que es buen momento para hablar sobre lo que han dado de si estas lecturas y para enseñaros los libros que he ido comprando durante estos días. Espero que alguno de ellos os pique la curiosidad y podáis añadirlo como lectura veraniega de última hora. 

Pero antes de nada, tengo que compartir con vosotros una entrada pendiente que he disfrutado muchísimo escribiendo. Aquella cita literaria con Nueva York que os prometí. Así que aprovechando que muchos estáis todavía de vacaciones…¡empecemos viajando  con ella!

Por hoy nada más. Un abrazo muy fuerte a todos y felices lecturas. 

Lecturas de verano listas para comentar.
PD. ¡Qué feliz me hace saludaros de nuevo!