miércoles, 9 de julio de 2014

The English Air de D.E Stevenson

Aquí casi puede sentirse
el aire que sopla
en Inglaterra.
En octubre de 2012, D.E Stevenson llegó a España de la mano de Alba editorial. Desde entonces las aventuras de su más célebre heroína, Barbara Buncle, han conquistado por unanimidad a todos lo que se han acercado a ellas. Mi intención era descubrir a Stevenson a través de Barbara, pero una visita a la librería alteró por completo mis planes.
Rebuscando en un cajón de saldos de segunda mano encontré The english air y madre mía que alegría me llevé. Aunque fuese con una novela diferente por fin iba a leer algo de la autora; además el libro tenía buenísima pinta: una portada preciosa y una trama con todos los ingredientes para gustarme.

La historia arranca en el verano de 1938 cuando, Franz von Heiden, un joven alemán afín al NSDAP, viaja a Inglaterra con la misión de enviar informes sobre la vida del país y su capacidad de reacción frente a un posible conflicto.
Wynne y Franz en la portada
original de 1940.
Todo parece sencillo, ya que siendo inglés por parte materna, Franz puede contar con los conocidos de su madre para poder llevar a cabo sus investigaciones.
Así es como llega a Fernacres, la propiedad de la familia Braithwaite; si bien es cierto que en un principio Franz choca con la falta de disciplina y la mentalidad abierta que tienen sus anfitriones, pronto termina por caer bajo su encanto, y en especial bajo el de la joven y divertida Wynne.

Dividido así entre la lealtad a su país y la nueva libertad que ha encontrado en Inglaterra, Franz no tendrá más remedio que tomar partido, ya que el verano que acaba de pasar en Fernacres, será el último de paz para Europa.

                                       

Deliciosa, encantadora, fresca…Cada vez que leía un comentario sobre alguna novela de Stevenson,  prácticamente de cualquiera de las cuarenta y cinco que escribió en su prolífica carrera, me encontraba con esos calificativos. Ahora que por fin puedo hablar con conocimiento de causa, afirmo sin dudar  que no se equivocaban.

The english air es una lectura deliciosa y confortable, todo un homenaje a los paisajes de Inglaterra,  a las costumbres y a la mentalidad de su gente. Para mi ha sido como contemplar una de esas postales británicas antiguas que tanto me gustan. Esta vez con un enclave costero como protagonista. 
Sirviéndose del aprendizaje de Franz, Stevenson traslada a sus lectores al día a día de una familia británica, y eso para cualquier amante de lo british ya es un punto favorable para disfrutar de la novela. 
Fiestas en el jardín, picnics en la playa, paseos en coche por la campiña, veladas amenizadas de música y diversiones… son momentos que hemos vivido una y otra vez en muchísimas novelas británicas, pero una vez más funcionan. Vivir una temporada con los habitantes de Fernacres es casi como disfrutar de unas vacaciones anticipadas.
Postal inglesa de 1940 y grupo de jóvenes de la Juventudes
hitlerianas.
Wynne, su madre Sophie, su hermano Roy que es un joven oficial de la Marina, el misterioso Dane…todos los personajes del libro rebosan de energía y de vida. Son optimistas y alegres, y funcionan como contrapunto perfecto a Franz, un joven taciturno, reservado, rígido y disciplinado. Es un placer ver como este evoluciona desde el primer día de su estancia, cuando desconfía de todo, hasta el momento en que por fin admite lo feliz que le hace esta nueva forma de vivir la vida. 
Gracias a él, Stevenson muestra el contraste entre dos realidades: la de la Alemania militarizada de los años 30 y la de una Inglaterra aparentemente  despreocupada y feliz. Al menos para los jóvenes como Wynne que ven delante suyo un futuro lleno de atractivas posibilidades.

Ante esta situación es fácil comprender la angustia que siente Franz, completamente atrapado en una terrible disyuntiva: que hacer ¿ser fiel a su país y a la misión que se le ha encomendado? o ¿fiel al país donde ha encontrado la felicidad y a la mujer que ama?

Esa es sin duda la mejor parte de la novela, ver como se desgarra la conciencia de Franz; ser testigos de la alegría que experimenta cuando ve que Chamberlain regresa con la firma de paz de Hitler, tras los Acuerdos de Munich, y la tristeza al ver como su líder termina arruinando toda esperanza.
Y es que la palabra de ciertos hombres vale bien poco, y Franz, Wynne y millones de europeos deberán enfrentarse a una nueva guerra. 
Con el estallido del conflicto, cada patriota deberá cumplir con su obligación y Franz decidirá regresar a Alemania. Una vez allí ¿cumplirá con las directrices del partido, o bien la influencia de lo vivido en Inglaterra le hará tomar otro camino?

D.E Stevenson
Estas cuestiones marcan la fase final de la novela. Tendréis que descubrirías vosotros mismos. Solo os puedo decir que fui incapaz de dejar el libro hasta llegar a un final que me satisfizo enormemente.

The english air empieza en verano y termina en invierno; bascula desde los días alegres de un mundo en paz, hasta la negrura de la guerra. 
Es cierto que podemos achacarle algunos momentos melodramáticos que poco aportan a la historia; también un patriotismo exacerbado hacia todo lo inglés (madre mía esa isla parece el paraíso en la Tierra si nos fiamos a pies juntillas de Stevenson);  pero si tenemos en cuenta el contexto en el que fue escrita es comprensible. Stevenson terminó de escribir la novela en febrero de 1940 por lo que fue testigo presencial de todo lo que iba narrando. Por eso The english air puede leerse como  un preciado testimonio del último año de paz y el primero de la guerra; y si bien está colmado de incertidumbre, su última página es todo un grito de esperanza.

Si lo encontráis olvidado en alguna librería de ocasión no dudéis en darle una oportunidad y llevároslo a casa. Mi ejemplar ya está esperando como loco nuevos Stevenson que le hagan compañía ¡Veremos si por fin le llega el turno a la Señorita Buncle!

Un beso a todos y muy felices lecturas.

PD. The english Air ocupa el año 1940 en mi Century of Books.
PD.1 Aquí (pinchad en la pestaña books) os dejo el listado completo de las novelas escritas por D.E Stevenson. A ver si tenemos suerte y se animan a traducir alguna más :)

PD.2 No podía dejar de compartir con vosotros este vídeo que muestra el regreso de Chamberlain a Reino Unido después de haber pactado la paz con Hitler. Oír su discurso inocente y la certitud con la que cree haber asegurado la paz en Europa, a mi me llena de tristeza.