viernes, 3 de abril de 2015

Notas de marzo

notas, Testament of Youth, Vera Brittain

Otro mes terminado y llega el momento de hacer balance. Lo cierto es que marzo ha sido un mes bastante tranquilo. Muchas horas de estudio, pocas salidas, pocas series (exceptuando Poldark que me está gustando mucho) y menos películas. Vamos, ahora que lo pienso, creo que no he visto ni una.
Menos mal que la escapada a casa superó cualquier cosa. Pude estar en el 58 cumpleaños de mi padre y recargué las baterías con los míos para los próximos meses. Lástima que me he perdido la Semana Santa, no por las procesiones y demás, si no porque estoy viendo las fotos de las monas y se me está haciendo la boca agua. En fin tendré que conformarme con las gallinas, los huevos y demás figuritas de chocolate que aquí también son típicas en Pascua.
En lo que se refiere a lecturas, marzo ha sido un mes bastante satisfactorio. No he disfrutado de ningún Coup de Coeur en toda regla, pero tampoco tengo que lamentar ninguna gran decepción. Ha sido un mes bastante equilibrado, aunque como veis en la fotografía que encabeza la entrada, un libro ha sido protagonista, Testament of Youth de Vera Brittain. Una lectura que me ha acompañado durante tres semanas y como esperaba, me ha emocionado muchísimo. Espero poder hablaros pronto de él en una entrada propia. 

Pero ahora cerremos el mes con algunas notas. 

- La primera tiene para mi un tono triste. France Culture, al igual que el resto de cadenas que conforman Radio France, está en huelga desde el pasado 19 de marzo. Los recortes también han llegado a la radio estatal y está en juego esa excelencia que tantos ciudadanos y oyentes disfrutamos. Muchas de las emisiones más celebres de la cadena han interrumpido su programación: Les lundis de l'histoire, La fabrique de l'histoire, Le temps des libraires o Les temps des ecrivains entre otros. Es cierto que me siento algo huérfana sin ellos, pero no es momento de ser egoísta; no puedo más que apoyar la decisión de los profesionales de Radio France. Ojalá consigan preservar con sus reivindicaciones la radio que hasta hoy hemos conocido. Aquí tenéis el contundente comunicado en el que explican las razones del paro. 

Entrada a la exposición y el cuadro San Antonio Abad y San Pablo
ermitaño,
para nosotros "El milagro "Big Mac".
- La segunda nota es más alegre. El pasado sábado fuimos a ver la exposición dedicada a Velázquez en el Grand Palais y la verdad es que, aunque no nos maravilló tanto como imaginamos, pasamos un buen ratito. Pensamos que los comisarios de la exposición habían conseguido reunir algunos de los lienzos más destacados del pintor sevillano (así es como lo anunciaban en los folletos); pero faltaron muchas de sus grandes obras. Pudimos ver sus primeras naturalezas muertas, muchas de sus pinturas religiosas, algunas mitológicas y finalmente los retratos de la corte española. El gran momento llegó cuando Jean se plantó frente al cuadro que veis arriba. Se queda mirándolo fijamente, yo le miro a él esperando su reacción, y de repente se gira y me suelta: "mira el cuervo como le trae el McMenú". Casi me muero de la risa pero es que es cierto, ¿no me digáis que no parece un Big Mac volador? :)


- Y hablando de cultura, uno de los artículos que más me ha gustado leer este mes, también la aborda. Rafael Agullol titula su escrito: Vida sin cultura y lo cierto es que es material para una profunda reflexión. ¿Para qué leemos? ¿Cómo lo hacemos? ¿qué papel juega la cultura en nuestras vidas? Aquí tenéis un pequeño fragmento especialmente significativo:
"La expulsión de la cultura -o de una determinada cultura: la de la palabra, la de la mirada, la de la interrogación- es un proceso colectivo que afecta a todos los ámbitos, desde los medios de comunicación hasta, paradójicamente, las mismas universidades. No obstante, en ninguno de ellos es tan determinante como en el de los propios ciudadanos, que han dejado de relacionar su libertad con aquella búsqueda de la verdad, el bien y la belleza que caracterizaba la libertad humanista e ilustrada. La utilidad, la apariencia y la posesión parecen, hoy, valores más sólidos en la supuesta conquista de la felicidad."

Os invito a leerlo al completo y ya me contaréis que pensáis.  

- Y como no podía faltar, le llega el turno a la pintura del mes. En este ocasión el elegido ha sido Rob Adams, un pintor que descubrí a través de su  blog y que me tiene conquistada. Cada mes Rob recorre Inglaterra, con su material de pintura a cuestas, en busca de escenas y paisajes que capturar en sus lienzos. Utiliza diferentes técnicas: óleo, acuarela, carboncillo... lo cierto es que me encanta como las maneja todas. Como estamos en marzo, mes de viento, nubarrones amenazadores y primeros brotes, he seleccionado estas dos pinturas.
Esta muestra los últimos días de invierno en la región de los Lagos. Poco a
poco la naturaleza se despierta y el verde va tomando posesión del valle.
Imagino que los habitantes de los cottages van disfrutando de los últimos
días frente al fuego de la chimenea.
Y esta escena urbana es otro de los milagros que de repente observamos
por las calles. Un día sales de casa y el árbol triste que veías
cada mañana, te recibe con una explosión de color y de vida. Primavera bienvenida seas.

Y para terminar, aquí tenéis el repaso de lo leído:



Thomas Hardy, the Time-Torn Man de Claire Tomalin brillante absorbente y conmovedora biografía de Hardy. Un hombre que supo superar los primeros fracasos, hasta convertirse en uno de los autores más aclamados de su tiempo. Novelista casi por obligación, pero poeta en el alma, leer esta biografía no solo permite conocer al hombre, si no introducirse también en ese mundo rural que tan bien dibujó en sus novelas. Sin duda seguiré leyendo las otras biografías escritas por Tomalin.
Brooklyn de Colm Tóibín. Había leído buenísimas críticas sobre Colm Tóibín y en especial sobre Brooklyn; pero desgraciadamente no ha sido tan magistral como esperaba. La novela que protagoniza Eilis, una joven irlandesa que en los años 5o emigra a Estados Unidos, me cautivo en su primera mitad. Pero a partir de ahí perdí todo interés en la historia. Los personajes me resultaron hasta antipáticos y me sentí completamente indiferente ante su futuro. Un 3/5 sobre todo por esa primera parte y la calidad de la escritura de Tóibín.
Mary Barton  de Elizabeth Gaskell (releectura) poco más puedo añadir a lo que ya os dije  en la reseña. No es el mejor Gaskell, pero indispensable para los que disfrutan con la autora.
Confesiones de una heredera con demasiado tiempo libre de Belén Barroso también podéis leer que me pareció en la reseña. Un libro divertido que hará las delicias de los "lectores de tacitas".
Ana la de la isla de Lucy Maud Montgomery solo os diré que es uno de mis libros favoritos de la colección de Ana. Os hablaré de él con calma más adelante.
El rancho de la U alada de B.M Bower Disfrute mucho con este romance ambientado en el lejano Oeste. Ligero, con momentos divertidos y la dosis necesaria de aventura y evasión. Dudaba mucho entre un 3 y un cuatro en goodreads, así que lo dejo en 3'5.
Sarah Morris Remembers de D.E Stevenson, nuevo Stevenson que leo (a ver si algún día le doy por fin el turno a la Srta.Buncle) y esta vez no ha sido una lectura muy afortunada. Me ha resultado muy parecido a The English Air, pero le ha faltado la emoción y el encanto que tenía este. Además hay algunas cosas que me han chirriado demasiado. Os contaré en la reseña.
Testament of Youth de Vera Brittain no voy a adelantar  nada de este. Solo deciros lo mucho que me ha marcado esta lectura. Que bello homenaje hizo Vera a su generación, a todos los que amó y perdió en la guerra.

Y hasta aquí lo que dio de si marzo. Espero que hayáis tenido un buen comienzo de primavera y, como siempre, que estéis disfrutando de buenas lecturas. ¡Un beso!