domingo, 5 de mayo de 2013

El regreso de Rosamunde Pilcher

Cuando tenía catorce años mi madre y yo empezamos un coleccionable de dos autoras inglesas: Barbara Wood y Rosamunde Pilcher. Los libros de Barbara estaban encuadernados en rojo y tenían en la portada fotografías de los cinco continentes;  los de Rosamunde  en cambio, con sus cubiertas amarillas, mostraban apacibles paisajes británicos. Recuerdo perfectamente como, en cuanto llegábamos a casa del trabajo o del colegio, preguntábamos a mi abuelita, que vivía con nosotras: ¿Ha llegado alguno nuevo?!.  Resignada, la pobre mujer nos entregaba nuestra "droga" rogando: "!No os pongais a leerlo ahora, que vamos a comer!".  

Desde el primer momento yo me incliné por Wood y sus tramas situadas en el pasado y en los más exóticos lugares del planeta: El Cairo, Camberra, Kenya...
Mi madre, dada su debilidad por Inglaterra, leía una tras otra las novelas de Pilcher al ritmo que llegaban a casa. Nada más terminar "El regreso" me lo puso en la mano y dijo simplemente: "léelo". 
Así fue como conocí a Judith y una historia que ya forma parte de mi misma.


Nancherrow, hogar de los Carey-Lewis
En 1935 Judith Dunbar, una jovencita de 14 años, entra en el severo internado de Santa Ursula.  Acaba de decir adiós a su madre y a su hermana que han ido a reunirse con su padre en Ceilán. Como dicta la tradición, Judith solo podrá reencontrarse con ellos cuando acabe su formación escolar. Cuatro dolorosos años de espera proyectan una dolorosa perspectiva en el horizonte, pero entonces la fortuna pone en su camino a Loveday Carey-Lewis. 

Compañera de Judith en el internado, Loveday vive con su familia en una preciosa propiedad de la costa de Cornualles, Nancherrow. Acogida por los Carey-Lewis como si fuera una más de la familia, Judith encontrará junto a ellos un segundo hogar y creará los lazos que marcaran su vida. Nuevas amistades, reencuentros inesperados, el entusiasmo del primer amor y el dolor del primer desengaño.

Pero fuera de los muros de Nancherrow, donde reinan los sueños y la risa, el mundo se prepara para la guerra. Judith y todos los que la rodean deberán afrontar trágicos momentos y aceptar que tras el conflicto, ya nada volverá a ser como antes.



"La casa en la que pasas tu infancia siempre tiene un olor...una atmósfera. Y cuando menos lo piensas te asalta otra vez, olor a libros viejos, cera, muebles antiguos, comidas caseras...y de repente, vuelves a tener ocho años"

Esa es exactamente la sensación que tengo cada vez que abro este libro, o muchos de los libros de Rosamunde Pilcher. Sientes que vuelves a casa y allí están esperándote los viejos amigos, tu familia, un rincón confortable y tu tarta favorita. La prosa de Pilcher es tan delicada y descriptiva que sientes estar contemplando un álbum de fotos antiguo. En realidad no son tus recuerdos, pero están presentados con tal detalle que te parece haberlos vivido. No son sucesos extraordinarios, solo instantáneas de la vida cotidiana. De esos pequeños milagros que tejemos cada día con las personas que queremos; milagros hechos de confianza, ternura y amor que deben hacer frente a las adversidades que nos presenta la vida.


The green sea por Laura Knight
"El regreso" es para mi la novela de Pilcher donde mejor se recoge la esencia de su escritura. Todo desprende calidez, tanto los personajes como los escenarios. Empezando por Judith que te cautiva desde la primera página. Es imposible no sentir como tuyas sus alegrías y sus sufrimientos; lo único que deseas es que pueda cumplir el sueño que nos confía desde el principio de la novela. "No quería una barca de pesca, ni tampoco un caballo. ¿que quería por encima de todo? Raíces. Un hogar y una familia, y un lugar al que volver, durante toda la vida. Su casa..."  

Ese es el camino que nos guía durante toda la novela, el camino de Judith hacia la madurez, hacia la consecución de su sueño. Un camino que pese a parecer estar destinado a la soledad, tan lejos de su familia,  finalmente está repleto de personajes inolvidables. En el centro de todo, la deslumbrante familia Carey-Lewis con el apuesto Edward, la traviesa Loveday y la generosa Diana al frente. A su alrededor el adorable Jeremy, y el fascinante Gus Callander que sueña con ser pintor en un mundo de guerra... ¿y como olvidar la bondad de la anciana Lavinia, los sabios consejos de la Señorita Catto (la directora de la escuela) o al repugnante Billy Fawcett?
Todos los personajes, hasta el más insignificante, están cuidados y dotados de un realismo aplastante.

Y por no hablar de los paisajes de Cornualles, donde se desarrolla casi toda la acción de la novela, y la  narración de la vida bajo la IIGM. Lées y sientes que estas paseando sobre los guijarros de las playa o entre las flores del jardín de Lavinia.  Parece que tu también estás subiendo la empinada cuesta de Porthkerris al salir de la escuela, con la mochila cargada al hombro. Al mismo tiempo que Judith, tu también entras en casa y saboreas los filetes con salsa de menta y la tarta de limón escarchada. 
Cuando llega la guerra, tu también tiemblas mientras coses cortinas negras para las ventanas, o cada vez que llega un correo ante el temor de recibir  malas noticias. Sueñas con los reencuentros y temes los titulares del programa de radio "Noticias a las nueve".

Este libro es simplemente un momento de felicidad cuando lo empiezas y un ataque de nostalgia cada vez que llegas a la última página. Un libro, que pese a no ser una joya de la literatura, ocupa un lugar de honor en mi estantería. 


Autumn sunlight por Laura Knight
Mi madre puso "El regreso" en mis manos, como tantos otros tesoros a lo largo de mis 26 años. Cada vez que lo abro vuelvo con ella a mi casa, a nuestras lecturas compartidas y a nuestras risas descontroladas. 
Se que le debo demasiado, a pesar de que ella nunca pide nada a cambio; pero tengo una promesa que no será capaz de rechazar. Algún día iremos juntas a Cornualles, miraremos el mar desde sus acantilados, mojaremos nuestros pies en las calas y comeremos sandwiches sentadas en una roca de la playa. Será como estar en una novela de Rosamunde Pilcher, pero  seremos nosotras las únicas protagonistas.

PD1. Te quiero mamá.
PD2. Laura Knight fue una pintora impresionista inglesa casada con el también pintor Harold Knight. Formó parte de la llamada Newlyn School. Echad un vistazo a las pinturas del matrimonio, son una preciosidad.

20 comentarios:

  1. Qué cantidad de recuerdos me traen estas dos autoras. Yo como tu madre soy una enamorada del mundo Anglosajón, pero también de las novelas que se desarrollan en cualquier país, cuanto más lejos mejor.
    Hace ya mucho tiempo que no leo a ninguna de las dos, supongo que por que leí mucho en su día y pasé página. De todas formas no descarto después de tu reseña releer alguno de los que tengo por casa para recordar esa estupenda sensación de aventura y optimismo que siempre me dejaban.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariuca a mi me pasa lo mismo; hace mucho tiempo que no retomaba a ninguna de las dos autoras y en el momento que lo hago se me agolpan los buenos recuerdos. Espero que te animes pronto y vuevas a estas buenas lecturas de antaño :)
      Un saludo!

      Eliminar
  2. Qué entrada más bonita para el día de la madre.

    No conocía a ninguna de las dos autoras, la verdad, pero me ha dado curiosidad (:

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Angela!
      La verdad es que las historias de estas autoras tienen críticas para todos los gustos. Yo no se si me gustán tanto por los buenos recuerdos de las veces que las leí, pero en el caso de que te animes con alguna de ellas espero que no te decepcionen demasiado :)
      Un besito!!

      Eliminar
  3. Hola Marie, a mi también me encantaría ir a Cornualles!! Desde que leí Poldark, se me dió porque tengo que ir ahí si o si. Por eso se que esa novela me gustaría mucho, y en si porque me gustan todas las que están ambientadas en el mar, tipo "el pirata" de Walter Scott, y donde la protagonista se para en las rocas y ve el romper de las olas, me fascina!!
    Le deseo un muy feliz día a tu mamá, aquí todavía es la próxima semana. Gracias a la biblioteca de mi mamá he podido leer novelas que me han hecho muy feliz, y estoy segura que tu también, es como algo más que nos une con ellas no crees?
    Un abrazote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar a mi también me fascinan esas historias con el mar, los acantilados y los peligros que aguardan al otro lado!! No he leído Poladark así que me la apunto enseguida!!
      Walter Scott es un genio de la novela de aventuras, creo que me enamoré de Escocia gracias a él :)
      Te deseo un precioso día de la madre lleno de recuerdos a conservar :)
      Un beso muy grande!!

      Eliminar
  4. Te ha quedado super guapa la entrada y ese párrafo final... emociona!! las cosas que se comparten con los padres son geniales, unos recuerdos que no olvidas jamás!!!

    Y además este libro también me trae buenos recuerdos lectores!! Leí mucho a Rosamund Pilcher y un día por casualidad le regalé este libro a una amiga y luego me lo pasó para leerlo y me encantó!!! La histora, los personajes, el paisaje, el ambiente de la guerra,... todo reunido hizo que fuera un libro muy especial. De vez en cuando incluso cuando lo veo en la biblioteca releo algún pasaje porque fue una novela que disfruté muchísimo!

    Besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jane, al final acabaremos todos llorando jeje!!
      Creo que todas conocemos a Pilcher gracias a una amiga, hermana o mujer cercana a nosotras. Son los típicos libros que compartimos entre nosotras cuando necesitamos un poquito de paz :)
      Muchos besitos!

      Eliminar
  5. Jolín, me he emocionado chica, que bonito todo lo que dices y que agradable sensación de paz al leer lo del hogar de uno y los recuerdos de tu madre. Creo que me voy a leer el libro, en parte por su ambientación inglesa y en parte por ver si también logra humedecerme los ojillos de emoción (y eso que aún vivo con mi madre y la veo todos los dias XD).

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje muchas gracias Nuruwenn! No era mi intención hacerte llorar pero creo que al final tod@s vamos a acabar soltando la lagrimilla :)
      La verdad es que yo siempre he estado muy unida a mi madre y ahora que estoy lejos no lo llevo nada bien :( Así que disfruta de ella ahora que la tienes al ladito :)
      Un besito!!

      Eliminar
  6. Hola Marie!
    Nos has traído una maravilla de entrada, muy tierna pero, a la vez, con las palabras perfectamente hiladas unas con otras.
    ¡Ay qué nos gusta una campiña o un paisaje de costa de Inglaterra! Y ya si encima me metes en la historia algún colegio inglés, a mí es que me tienes ganada.
    Me estás llenando la lista de libros pendientes, pero eso no lo es lo malo, lo malo es que cada vez que vengo a tu buhardilla digo: "Éste me lo leo el primero" y luego vuelvo y pienso: "éste me gusta más". Pero creo que ya de verdad, El Regreso será el primerito de todos.
    Un besito muy fuerte! Y felicidades a tu madre por su consejo literario!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto que se me había olvidado, no estuve de Erasmus en Lille, ¡eso hubiese querido yo! jajaja Estuve en Boulogne sur Mer!
      Ah y otra cosa de la entrada. El fragmento donde expone que necesita unas raíces... Me ha puesto la piel de gallina. Es que eso es el principio de todo lo que seremos en un futuro. Nos puede determinar tanto el tener unas buenas raíces o carecer de éstas...
      Un beso Marie!!

      Eliminar
    2. Maria José tus palabras siempre me animan a seguir escribiendo :) Muchísimas gracias de corazón! Hacemos un buen equipo las locas por Inglaterra. Que peligro tendríamos si nos dejasen sueltas por la campiña durante una buena temporada! Ojalá te gusten los libros que vas apuntando; estoy segura de aue "El regreso" no te decepcionará. Es una historia preciosa de crecimiento y de busqueda de raíces donde madurar. Además tienes Inglaterra para rato porque la novela no es cortita.
      Y vaya que pena que no estuviste en Lille!! La verdad es cuando la visité me pareció una ciudad muy bonita. No tengo ni idea de como es Boulogne sur mer pero por tus palabras...creo que mejor paso de largo jajaja
      Bueno por lo menos te llevas el francés y los buenos momentos que, estoy segura, viviste durante tu Erasmus.
      Un besito enooorme!!

      Eliminar
  7. Qué bonita la reseña, a mí también me encanta esta autora y he leído un montón de libros suyos. Comencé por Los buscadores de conchas y luego me fui leyendo todos los que caían en mis manos. Los paisajes de Cornualles son una maravilla, me encantaría visitar alguna vez esa zona
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tatty a mi me pasa como a ti y he leído todo lo que he encontrado de esta autora. Una vez que lees una novela suya, creo que todas caemos enamoradas de Cornualles :)
      Espero que algún día puedas ver esos paisajes con tus propios ojos :)
      Un besito!

      Eliminar
  8. Pues llevadme, Marie, que yo también estoy enamorada de este libro. Lo leí hace unos 3 años; lo saqué de la biblio casi como por casualidad, porque no conoía a la autora pero una chica que sigue mi blog me lo había recomendado... y es de mis libros favoritos, cómo no.
    Fue tan duro despedirme de Judith que creo que todavía no lo he superado. Y sí, también he sentido que he estado allí con ella, en los tiempos felices y en los malos.
    En fin, que nunca olvidaré esta novela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isi ya pude ver con tu reseña lo mucho que te gustó este libro! A mi me pasaba como a ti, no encontraba las palabras adecuadas para hablaros de él!! El regreso es también una de mis novelas favoritas y si puedes no dudes en leer otras novelas de la autora poque seguro que te cautivan (aunque El regreso está en otro nivel :D)
      No te preocupes que cuando vayamos a Cornualles te llevamos en la maleta :)

      Eliminar
  9. Qué bonito Marie!! Un precioso regalo de lecturas madre-hija. Es cierto que para mí, algunos de los libros de Rosmunde Pilcher forman parte de mis inconfesables...pero no todos. Me quedo, como dije, con Septiembre. De Barbara Wood, solo me leí uno y aprendí mucho sobre la cultura musulmana. De hecho, hay costumbres muy bien hiladas en su libro, que a lo largo de mi vida, he ido descubriendo que eran así.
    El Regreso no llegué a leerlo, ni tampoco los buscadores de conchas. Pero hubo muchos otros... que aún están en las estanterías y/o bajo tierra, en casa de mis padres.

    Cierto es que igual que con los olores, también sucede con los libros,... desprende un aroma que te hace estar de nuevo en una edad que ya abandonaste...
    Es un placer leerte,...quizá El Regreso caiga algún verano...¿quién sabe?
    Un beso muy grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María!
      Algún día yo también haré una entrada de mis inconfesables... La verdad es que "El regreso" es una novela muy bonita y yo te animo a que le des una oportunidad, aunque después no lo confieses a nadie :) Creo que ya se de que novela hablas de Brbara Wood "Las vírgenes del paraíso". Yo la leí siendo muy jovencita y me impactó muchísimo las terribles experiencias que sufren las mujeres de la novela.

      Eso era lo que me encantaba de Wood, que siempre hablaba en sus libros de mujeres valientes que se habían enfrentado a grandes desafíos en épocas y lugares muy distintos. Era el contrapunto perfecto al mundo más cerrado y sencillo de Pilcher. De todas formas disfruté leyéndolas a las dos y creo que volveré a ellas constantemente aunque pasen los años.
      Un beso muy grande para ti también!!

      Eliminar
  10. me he deleitado con la lectura de este libro por haberlo visto aqui en tu blog. He quedado fascinada con esta autora, deseo pronto leer nuevos titulos de ella. Gracias!!

    ResponderEliminar