viernes, 16 de noviembre de 2018

Dos años en Lyon

Cómo pasa el tiempo. Frase manida, lo sé, pero no por ello menos cierta. 
Tal día como hoy, hace dos años, Jean y yo dejábamos París para instalarnos en Lyon, y aunque echemos de menos muchísimas cosas de allí, estamos muy a gusto en nuestra nueva ciudad.
Todos salimos ganando con la mudanza. Todos, menos el rinconcito. En estos últimos dos años he escrito muy poco por aquí (por no decir nada), y he terminado refugiándome en la inmediatez de Instagram.
Si, es cierto que disfruto mucho con esta red social, pero pese a todas sus virtudes, no puedo compararla con el blog. Con la satisfacción que sentía al publicar entradas. Textos redactados con tiempo, con esmero, con cariño.

No sé con que frecuencia volveré a escribir por aquí; solo sé que me apetece y que me hace feliz estar de vuelta.

Por cuestiones de derechos y de normativas europeas (no estoy yo muy puesta en estas cosas) desactivé los comentarios del blog hace unos meses. Me temo que voy a dejarlo como está, no vaya a verme entre rejas con la Navidad a la vuelta de la esquina...aunque, ¿sabéis qué? ¡A lo loco! Escribid lo que queráis y si acaba mal la cosa, mandadme turrón.  

Un fuerte abrazo a todos y muy feliz fin de semana.




Mi primera década del Century of Books: Thomas Mann, Elizabeth Von Arnim, Jack London
Edith Wharton, Upton Sinclair, Frances Hodgson Burnett y E.M Forster. 

Un pequeño apunte para comentaros mi lectura actual. ¿Os acordáis de mi Century of Books? ¿Ese pobre proyecto, que quedó tan abandonado como el rinconcito?
Bien; pues el otro día, echando un vistazo a los libros que tenía anotados y me faltaban por leer, me di cuenta de que aún tenía títulos pendientes de la primera década del siglo. Una década que me había proporcionado lecturas tan buenas como 'Martin Eden' de Jack London, 'La casa de la alegría' de Edith Wharton o 'Una habitación con vistas' de E.M Forster.
Uno de esos títulos pendientes era 'Los Buddenbrook' de Thomas Mann. Una saga familiar, de esas que tanto me gustan, que estaba cogiendo polvo en mis estanterías desde tiempo inmemorial.
Ayer mismo decidí empezarla y, de momento, puedo deciros que la estoy disfrutando mucho.

Seguiré informando de los avances.

10 comentarios:

Nina dijo...

Que buen volver a verte. Yo también e tenido el blog algo abandonado pero ahora mimo no tengo tanto tiempo ni animo para leer.. y es verdad el tiempo pasa demasiado rápido.
Un abrazo.

Marie dijo...

Muchas gracias Nina :)
Me encanta estar de vuelta y hablar con más tranquilidad por aquí con vosotras. Me temo que la vida nos obliga muchas veces a dejar de lado ciertas cosas; pero cuando estas nos hacen tanto bien, al final acabamos regresando :) Espero que hayas estado bien y que sigas disfrutando de buenas lecturas. Otro abrazo para ti.

Eduardo Moga dijo...

Welcome back, Marie.

Muchos besos.

Eduardo.

Laura López Lamiel dijo...

¡Qué alegría volver a verte y leerte, Marie! ¡Un beso muy grande!

Maria del Mar Rodríguez dijo...

Hola Marie, no te lo creerás pero... te he echado de menos.. gracias

Marie dijo...

Muchas gracias, Eduardo. Un placer estar de vuelta.
Un fuerte abrazo.

¡Muchísimas gracias, Laura! ¡Qué alegría estar por aquí de nuevo! Otro beso enorme para ti.

Muchísimas gracias, María del Mar. Que feliz me hacen tus palabras. Un abrazo grande.

Pilar dijo...

Querida MArie,
Había leído hace días tu post, pero recién ahora tengo mi cuenta para escribirte. ME alegra mucho que hayas activado los comentarios, me dio mucha pena cuando los sacaste, porque me acordé que así, mediante estos comentarios, tuve la oportunidad de conocerte. Pero entendí también las razones.
Creo que uno debe volver al blog cuando lo apetezca, cuando lo neceesite, nunca por obligación. Cada quien sabe cuáles son sus tiempos.
Te mando un súper abrazo :)

susiblyton dijo...

Qué alegría volver a leerte Marie!Cual es tu dirección de Instagram?Para poder seguirte.Un abrazo.

Marie dijo...

Hola Susi!

Muchísimas gracias por tu comentario :) Puedes encontrarme en Instagram como marie.saville
Otro abrazo para ti.

Marie dijo...

Querida Pilar,

muchísimas gracias por tu comentario de bienvenida. Me hace muy feliz estar de vuelta con vosotros :)
Tenías mucha razón, y un blog sin comentarios no tiene razón de ser. Le faltaría el alma ¿no es cierto?
Te mando otro super abrazo para ti :)