lunes, 15 de enero de 2018

'Agnes Grey' de Anne Brontë

'Agnes Grey' y el crumble de manzana que nos
comimos este fin de semana.
"En todas las historias verdaderas hay enseñanzas, aunque puede que en algunas nos cueste encontrar el tesoro...".

Así empieza 'Agnes Grey' mi primera lectura de 2018. Esta era la última novela de las hermanas Brontë que tenía por leer y ha resultado ser el broche de oro perfecto. Un libro emotivo, sencillo y valiente que he cerrado con una sonrisa en los labios y un puntito de tristeza.

Agnes Grey, hija de un clérigo del norte de Inglaterra, es una joven afable y bien educada que ha crecido junto a sus padres y hermana en un pequeño presbiterio aislado entre páramos salvajes. Un buen día, acuciada por las  dificultades económicas que atraviesa su familia, decide buscar un puesto como institutriz en una familia local que necesite de sus servicios. Pero una vez en su puesto de trabajo, todas las expectativas de realizarse y las ilusiones de Agnes se vienen abajo una a una. A la crueldad y la mala educación de sus alumnos, se une la indiferencia y los desplantes de sus patronos; el mutismo del resto de empleados de la casa y la más absoluta soledad. 

Perseverancia, fe y coraje serán las armas de Agnes para salir adelante. Y es que, en medio de la mayor tristeza, siempre queda un hueco para la esperanza...



Creo que no tendré el respaldo general al preferir 'Agnes Grey' a la 'Inquilina de Wildfell Hall', pero no puedo más que afirmar que he adorado cada una de las páginas de 'Agnes Grey' (exceptuando quizá un final demasiado precipitado). Desde las primeras escenas en las que Agnes se aleja de su querido presbiterio, cargada de sus pocos enseres y sus más numerosas ilusiones, he empatizado con ella y sobretodo con su sincero y desgarrador testimonio. 

"¡Qué delicioso ser institutriz! Salir al mundo; emprender una nueva vida; actuar por mi misma; ejercitar mis facultades aún sin utilizar; poner a prueba mis fuerzas desconocidas; ganar mi propia manutención y algo que consolara y ayudara a mi padre, mi madre y mi hermana...".

Que tristeza ser testigo del derrumbe de las expectativas de Agnes cuando esta se enfrenta por fin a su primer empleo como institutriz. Unas vivencias de dolorosa lectura que, pese a prestarse a ello, no caen en ningún momento en el melodrama ni en la exageración. Con un estilo simple, directo e impecable, Anne Brontë expone, a través de la experiencia de su heroína, la realidad (y nada más que la realidad) del trabajo que desempeñaban las institutrices de su época. 

Empleadas, pero no criadas como tal; acompañantes sempiternas de la familia, pero un ningún caso miembro de ella, las institutrices lidiaban con una soledad casi completa a excepción de la compañía de los niños que tenían a su cuidado. Vistas con recelo por sus patronos, si el comportamiento de sus hijos no era ejemplar; las institutrices no solo debían lidiar con los desplantes de la esfera familiar si no también con la imagen de conmiseración e indiferencia que proyectaban en los demás. La imagen de una mujer soltera y solitaria que debía ocuparse de la educación de los hijos de los demás para sobrevivir. 

'The Governess' de Richard Redgrave. Una pintura que muestra a la perfección
la soledad y el desamparo de la vida de la institutriz.

Agnes atravesará todas estas situaciones en sus dos trabajos como institutriz. En primer lugar en el hogar de los horribles Bloomfield, y después en Horton House residencia de la familia Murray. Sufrimos con ella en muchos momentos, pero también nos alegramos cuando su paciencia, su perseverancia y su bondad terminan obteniendo recompensa. En las páginas de 'Agnes Grey' somos testigos de unos de los romances más tiernos que he tenido la posibilidad de leer. En mi memoria quedan ya las preciosas escenas de unas prímulas obsequiadas durante un paseo, un paraguas ofrecido en el momento perfecto y la de una pareja paseando por la playa.

Quizá por eso cerré la novela con una mezcla de alegría y tristeza. Alegría por el final feliz de Agnes y tristeza porque los paralelismos de su vida con Anne (criadas ambas entre los páramos del norte de Inglaterra. Hijas de clérigo y las más jóvenes de sus hermanos. Despedidas de su primer puesto de trabajo y fascinadas por el mar...), no terminaron de la misma forma en una playa de Scarborough. Se que soy una sentimental, pero os prometo que casi lloré mientras leía el capítulo en el que Agnes describe el efecto del mar en su espíritu, en el que alaba la fuerza y la belleza de la marea y las pisadas nuevas en la arena. En esos momentos sentí que era Anne directamente la que me hablaba al oído...

Poco más puedo añadir. 'Agnes Grey' es una novela preciosa sobre la superación de las dificultades y la voluntad de ser fiel a uno mismo. Creo que puede ser una excelente puerta de entrada a la obra de las hermanas Brontë y, por supuesto, el recordatorio de que Anne no tenía nada que envidiar a sus hermanas. Escribió como vivió, con una entereza y una sinceridad dignas de admirar. 

Muy felices lecturas a todos. 

Receta de crumble de manzana y canela (sencillísimo y riquísimo):
- 4 manzanas reineta
- 150g de azúcar moreno
- 150g de harina
- 90g de mantequilla
- 1 sobrecito de azúcar vainillado
- canela (a voluntad)

Pela, quita las pepitas y corta a dados las manzanas. Coloca los trocitos en una bandeja para horno (de las que se usan para gratinar) y espolvorea con el azúcar vainilla y la canela. 
En un bol mezcla la harina, la mantequilla derretida y el azúcar moreno. Mezcla con los dedos hasta obtener una pasta arenosa. Cubre las manzanas con esta masa de crumble y hornea durante 35 min a 200º. Vigila que no se dore demasiado, si no puede quedar demasiado crujiente. Sirve caliente con una bola de helado de vainilla y ¡buen provecho! 

7 comentarios:

  1. ¡Holaaaa!
    Hace poquito terminé de leer 'Cumbres borrascosas' y me gustó tanto que tengo muchas ganas de seguir leyendo a las hermanas Brontë. Este libro sólo lo conocía de nombre, así que me encantó leer tu reseña para saber algo más sobre él, definitivamente lo tengo entre mis pendientes. Gracias por compartir tu opinión y la receta, se ve muy rica en la foto jajaj,
    Un besote lector gigante, nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. Pues "La inquilina de wildfell Hall" me pareció un 5 estrellas así que tendré que leer también éste.

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo en la estantería esperando. Y después de leer tu preciosa reseña, no creo que la espera vaya a ser muy larga.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo pendiente aún "La inquilina de Wilfeld Hall", así que no puedo compararlos, pero "Agnes Grey" me pareció una verdadera preciosidad. Opino como tú, deja una sensación agridulce, pero merece muchísimo la pena su lectura. La forma en la que describe cómo vivían las institutrices me encantó, y yo también recuerdo el romance de Agnes como uno de los más bonitos que he leído en los últimos tiempos.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Hola, Marie ¡Qué bueno volver a leerte!
    No puedo estar más de acuerdo con tus impresiones de lectura, a mí también me conmovió mucho la historia de Agnes, su esfuerzo y fortaleza para salir adelante. Al leerla, es imposible no rememorar "Jane Eyre".
    Con respecto a "La inquilina de Widehall", en este momento me encuentro a mitad de mi lectura y creo que se avecina una catástrofe. Puedo apreciar una escritura más madura, se anima a crear una estructura más compleja y abordar una temática que impresiona por su actualidad. Un clásico.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Ay Marie, ya te lo he dicho muchas veces pero no me canso! Es un placer pasar por tu rinconcito!
    Pues mira, me ha encantado la reseña y lo que es PEOR me han dado muchas ganas de releerla T.T Es cierto que me gustó bastante pero está lejos de lo que me enamoró La inquilina... Creo que hoy disfrutaría mucho más de la lectura.
    Lo que está claro es que Anne era muy valiente por escribir con la sinceridad con la que lo hacía
    Un bsazo!

    ResponderEliminar
  7. Marie: que gusto pasar por aquí y leerte. Este libro lo tengo precisamente en la pila de libros que espero leer este año.
    ¡Que tengas por delante muchas horas de deliciosa lectura, y alcance el tiempo para que nos cuentes lo que vas leyendo! ;)

    ResponderEliminar