miércoles, 16 de julio de 2014

Lecturas de verano 2014

Un año más, llega el momento de hacer las maletas para volver a casa. Esta vez me he adelantado unos cuantos días con respecto al verano pasado, y…¡menos mal! porque lo que se dice tiempo estival, no lo estamos oliendo mucho por el norte de Francia. Os prometo que estos días hemos estado hasta con mantita y calcetines.

Claro, una mira la imagen de la izquierda y no puede evitar soltar un suspiro, porque ya sabéis lo mucho que disfruto del mar. Quizá no tanto de pasarme y horas tostándome en la playa, pero si de sentirlo cerca, de pasear por la orilla a primeras horas de la mañana y de seguir viéndolo por la ventana aún después de haber vuelto a casa.

Ay verano... Tiempo de comidas ligeras; de ensaladas, gazpachos, brochetas y buenas paellas, como el arroz a banda de mi tierra. Tiempo de helados, granizados y cocktails en terracitas, perfectos para huir del bochorno y disfrutar de buena compañía.

Como me gustan esos días que se alargan eternamente; el olor a bronceador, a melocotón y a corte de chocolate y vainilla; esos olores que traen a mi memoria aquellos veranos lejanos de la infancia. Cuantas historias vividas en primera persona durante las vacaciones estivales y cuantas imaginadas a través del papel. Y es que hay algo en la placidez del verano que invita a la lectura, incluso a aquellos que apenas tocan los libros el resto del año.

Quizá por eso dicen que el verano es tiempo de best-sellers; de historias ligeras que acompañen el aire de evasión que envuelve esta época del año. Pero, en mi humilde opinión, cualquier libro es bueno si ha sido escogido con cariño; con ganas incontenibles de perderse en una trama o en un tema que nos apasione.
En el libro que tengo ahora mismo entre las manos, dice Azorín: "Es necesario advertir que un libro constituye siempre la mitad de la sensación que resulta de la lectura; la otra mitad la ponemos nosotros; nos la proporciona el momento en que leemos, los recuerdos personales que suscita en nosotros la lectura, el estado propicio de nuestro espíritu, etc.,etc. Y así un libro mediano, que no sea preciso leer, puede ser para nosotros una fuente de sugestiones y de placer espiritual, y en cambio otro excelente, de los que es preciso leer, puede parecernos pesado, absurdo y molesto."

Siguiendo la estela de lo citado, yo pienso que poco importa el tipo de libros que metáis en vuestra maleta: buscad alguno que os lleve lejos, que os enseñe, que os conmueva o que, simplemente, os haga reír a carcajadas. Lo único importante, es que nunca falten páginas nuevas en vuestro equipaje :)
Libros que se van a achicharrar este verano :)
Y sin más dilación, paso a enseñaros los polizones que se han colado en el mío: 

La pequeña Dorrit de Charles Dickens 
Este es el libro que estoy leyendo en compañía de las maravillosas componentes del Club Pickwick. Me queda poco poquísimo para terminarlo y... ¡que contenta estoy de haber participado en la lectura conjunta! Lo he disfrutado muchísimo y ya estoy deseando empezar a comentarlo a fondo :)
Con él he paseado por Marsella, por Londres, los Alpes, Venecia y Roma. Montones de personajes, tramas que se entrelazan, injusticias, bondad, misterio, romance...¡Dickens en estado puro!

Los caballeros las prefieren rubias... pero se casan con las morenas de Anita Loos
En cuanto lo vi en el catálogo de Alba me entraron unas ganas enormes de leer este libro ambientado en los locos años 20. Encontré una edición muy barata en francés y ¡ups! Ya no hubo excusa para no comprarlo enseguida. Las protagonistas de la historia son dos amigas de armas tomar que van a hacer temblar a todo hombre que se cruce en su camino. 
Desde su publicación, este libro divertido e irreverente, fue todo un éxito de ventas, así que espero que sea tan divertido como promete... ¡champagne, lujo y jazz para todos! 

Un árbol crece en Brooklyn de Betty Smith 
Este es uno de los libros que estaba deseando releer. Han pasado muchísimos años desde mi primera lectura, y aunque se que me gustó entonces, tengo la impresión de descubrirlo ahora por primera vez. 
Esta es la historia de Francie, una niña que vive con su disparatada familia en los suburbios de Brooklyn. Es fácil reconocerla porque, siempre se la puede ver sentada bajo un árbol, con un libro en las manos. Con ellos crece, en ellos encuentra refugio y sobre todo, ellos le muestran que la vida puede ofrecerle un sinfín de oportunidades, muy alejadas de la realidad miserable en la que vive. 
Todo un candidato a Coup de coeur.

Quand rentrent les marins de Angela Huth. Me reencuentro con esta autora que descubrí con Land girls. En esta ocasión la historia transcurre en un pueblecito de la costa escocesa. Allí han nacido y han crecido hasta convertirse en esposas de marinos, Myrtle y Annie. Este es el relato de unas vidas marcadas por los caprichos del océano; del equilibrio entre un universo femenino, anclado en la tierra y otro masculino, salvaje e impredecible como el mar. 
¡Cruzo los dedos para que no me decepcione!

Frente al mar o en la montaña...¡Que
disfrutéis de vuestras lecturas!
L'été solitaire de Elizabeth Von Arnim 
Ya se ha convertido en una tradición para mi...¡Que placer leer a Von Arnim en verano! Bueno en realidad en cualquier época del año. Esta vez regreso al Jardín alemán de Elizabeth con la continuación de su exitoso diario. Espero que no falten a la cita el hombre de cólera y los bebés de abril, mayo y junio :)

Les raisons du coeur de Mary Wesley. Y por último me estreno con Mary Wesley, otra de esas autoras que se ganaron el cariño de muchísimos lectores. La novela que he escogido fue publicada bajo el titulo original "A sensible life"
Su protagonista es Flora, una joven inglesa que como muchos de sus compatriotas pasa las vacaciones de verano en la costa de la Bretaña francesa, exactamente en la preciosa localidad de Dinard. Allí, durante el verano de 1926, creará una serie de vínculos que marcaran su vida para siempre. Un poquito de romance en época de entre guerras nunca puede venir mal,¿ verdad?

De momento estos son los seis libros que me van a acompañar. Es probable que la lista se amplíe, pero os tendré al corriente de cualquier incorporación.
Solo me queda desearos que tengáis un fantástico mes de Julio; leed mucho y sobre todo disfrutad al máximo :)

15 comentarios:

  1. Bueno, yo soy mucho más de invierno. Disfruto más de la nieve, del frío y de los caldos en una taza con mantita y jersei. Para mi, es el momento ideal para leer, aunque ¿qué momento no lo es? De hecho, soy más de aire de montaña, sol templado y lagos de agua fría, más que mar, playa y calas (quizá porque estoy harta de ello, maldito Mediterráneo xD)

    Me gusta tu lista, tengo un par de los que comentas pendientes, aunque seguramente no los toque este verano. La pequeña Dorrit me llama mucho, pero antes quiero leer Historia de dos ciudades (sí, lo sé, sacrilegio, ¡No he leído a Dickens!) y ese si espero pillarlo por banda este verano.

    ¡Buenas vacaciones! Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. Solo he leído "Un árbol crece en Brooklyn", que me entusiasmó. De los demás, no coincido en ninguno, pero hace poco leí a Virginia Woolf y ahora estoy con Jane Austen, así que disfruto a tope :).

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Yo estoy con Isa-janis: dame un buen invierno, con su nieve, su frío y sus largas noches, y que se quiten todo el sol y todos los bronceadores del mundo.

    Pero bueno, que tu lista de libros es altamente apetecible: de Un Árbol crece en Brooklyn guardo buen recuerdo, y uno que estoy deseando leer es Los Caballeros las prefieren rubias...

    Espero que pases un verano estupendo en tan buena compañía :-).

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué interesante la selección! A mí también me encanta von Arnim. Yo tenía planes bien definidos pero aparecieron alternativas y ya sabes qué me pasa, jaja. ¡Qué tengas buenas vacaciones!

    ResponderEliminar
  5. Me apunto el de 'Un arbol crece en Brooklyn'. ¡Buenas vacaciones y felices lecturas!

    :D

    ResponderEliminar
  6. "Un árbol crece en Brooklyn" me resultó una lectura encantadora. Espero que disfrutes de todos los libros y de tus vacaciones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Estos son los que te llevas, pero seguro que cae alguno más ;) ¡Felices vacaciones!

    ResponderEliminar
  8. Un árbol crece en Brooklyn me encantó. También lo releeré en algún momento porque tengo muy buen recuerdo de él.
    El de Los caballeros las prefieren rubias... me llamó la atención cuando hace poco lo publico Alba.
    También me has recodado que tengo que leer a Armin.
    Disfruta mucho de las lecturas y feliz verano!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Leyendo tu descripción del verano (con la que coincido, aunque en el sur hace un calor insoportable, sobre todo si no tienes la playa cerca y te toca trabajar) me ha venido a la memoria esa canción de Jonathan Richman That summer feeling, que describe como ninguna esa placidez y liviandad de la época estival...
    Y bueno, de los libros que mencionas, me llama sobre todo la atención el de Un arbol crece en Brooklyn. La peli de Elia Kazan (lazos humanos se tradujo aquí, vete a saber por qué) me gustó mucho, así que puede que le dé una oportunidad.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  10. Yo he sucumbido a las lecturas de verano, no sé si porque el tiempo acompañaba más, más bien creo que porque necesitaba un respiro. Pero con las mismas te confieso: he leído varias "lecturas veraniegas" y no me he encontrado, los he leído, libros de "usar y tirar", me han enganchado pero.... pero al final he echado de menos lecturas que, como tu dices, escoges (o te escogen) desde el cariño. De los libros que te llevas en la maleta (con gusto exquisito, no esperaba menos) el que más me urge es el "Un árbol crece en Brooklyn". Que tengas buenas lecturas y buen verano, en general, que tengas buena vida ;)

    Besos cálidos

    ResponderEliminar
  11. Querida MArie!!
    Yo también quiero leer La pequeña Dorrit!! Desde que vi la miniserie me obsesioné con la historia. Lo malo es que no la encuentro en mi puesto de libros favorito. Aunque debo confesar que la encontré en una librería formal, pero estaba muy caro!! Quizá algún día rompa el chanchito :'(
    Las otras novelas se ven muy buenas,
    Te mando un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Yo también te deseo un buen veranito. Disfruta mucho de tus lecturas, de alguna de ellas será imposible no hacerlo, ;D. Yo también intentaré alternar lo veraniego con aquellos libros que me elijan a mí; yo no sé resistirme. Pásalo muy bien. Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Tienes un planazo por delante: lector y de vacaciones!!!! Qué razón tenía Azorín y qué bonito lo dice, como se nota donde hay talento!!!!!

    Yo también estoy deseando empezar a comentar 'La pequeña Dorrit', me queda ya el spring final y me ha encantado de principio a fin. Dickens es siempre una garantía!!! Y tengo muchas ganas de saber qué te ha parecido 'Los caballeros las prefieren rubias...." Es uno de los libros que más me apetece leer y necesito una opinión de la que me fíe :D!!

    Disfruta mucho de los días en tu tierra y besines!!!

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola, Marie!

    Yo este verano lo tengo bastante cargadito de lecturas ya que tengo que leerme unos ocho libros para la universidad. Pero son libros magníficos y no me quejo en absoluto :) Y si a eso le añadimos las lecturas personales... me espera un verano de lo más literario :)
    Un besito y feliz verano!!

    ResponderEliminar
  15. Marie, espero y deseo que estés disfrutando mucho de tus vacaciones...y en especial de esos libros "achicharraos"...que seguro que te hacen viajar y al mismo tiempo vivir el presente más agradable.

    Pues el verano, parece eso...búsqueda de lecturas ligeras, y otros años para mí, así ha sido. Este año, en cambio, tengo otros libros entre manos, alguno de ellos, bastante intenso.

    Me gusta eso de que cualquier libro que quieras o ames es que vale la pena leer...Garci decía, que si te lo llevas al baño, es que el libro es bueno. Luego están nuestros juicios de valor, pero ciertamente, también está el respeto por lo que aman quienes no coinciden con nuestros gustos.

    Disfruta mucho de esos momentos que no están relacionado con la lectura...pero que nos describirás a la vuelta.
    Un abrazo inmensamente grande, Marie...¡¡nos leemos!!

    ResponderEliminar