lunes, 23 de junio de 2014

Ana la de Avonlea de Lucy Maud Montgomery

Después de Martín Eden, y su brutal mensaje, necesitaba de una novela que contagiase optimismo y alegría en cada una de sus páginas. 
Con esto en mente, empecé a buscar entre mis estanterías tanteando un título tras otro, cuando de repente, lo vi clarísimo ¡Ahí te quedas mundo cruel, yo me voy a Avonlea!

Hasta hace muy poco tiempo esto era casi imposible en nuestro país, ya que, como os comenté en la entrada de Ana la de Tejas verdes, los libros de Lucy Maud Montgomery han estado descatalogados desde 1995, año en que fueron publicados por la editorial Salamandra. Pero ahora que por fin Toro Mítico ha tomado la iniciativa de reeditarlas ¿no os apetece conocerla?

En este segundo tomo de la serie, Ana esta a punto de cumplir 17 años. Como ya vimos al final del anterior libro, sigue viviendo en Tejas Verdes junto a Marilla y ante ella se presenta un gran desafío, convertirse en la maestra de Avonlea. ¿Estará a la altura de los ideales que se ha marcado? ¿o sus alumnos conseguirán mostrarle la cara menos amable de la enseñanza? 
Afortunadamente, Ana contará con la ayuda de todos esos personajes que la han acompañado desde su llegada a Tejas Verdes: Marilla, Diana, Rachel, Gilbert y el recuerdo de Matthew.
Junto a ellos y un buen ramillete de nuevos personajes, Ana conseguirá afianzar su carácter y atravesar por fin esa etapa crucial de la vida en la que se ha de dejar atrás la niñez para entrar en la vida adulta.



Creo que pocos halagos puedo añadir a los que ya hice en mi primera entrada. Los libros de Anne Shirley son una cura para el alma; una ventana abierta a la niñez y sus ensoñaciones, a todos esos pequeños placeres que tanta felicidad pueden aportarnos, aunque a veces ni siquiera reparemos en ellos. No importa si se trata de una primera lectura o si los personajes son ya viejos conocidos. El que se adentra en el pueblecito de Avonlea y pasa una tarde entre los muros de Tejas verdes, se sentirá ligado a él para siempre.

En esta segunda entrega Ana sigue siendo la misma pelirroja soñadora y traviesa que conocimos, aunque mucho más comedida. Claro, los años no pasan en balde y el momento ha llegado en el que debe enfrentarse a la vida real y a las responsabilidades que conlleva.

La escuela de Avonlea
Esa primera toma de contacto con la vida adulta se la proporcionará su trabajo como maestra en la escuela de Avonlea, por eso las escenas escolares constituirán una de las partes más destacadas de la novela.
Gracias a ellas, conoceremos las bendiciones y también los disgustos que acarrea la docencia. Al final ¿conseguirá Ana alentar la ambición, moldear convicciones y transmitir sólidos valores a sus alumnos?
No quiero adelantar acontecimientos, pero como muchas veces sucede con los docentes primerizos, la práctica estará muy alejada de la teoría, para desesperación de Ana.


Durante esos dos años que pasa como maestra, lapso de tiempo que abarca la novela, nuestra protagonista irá conociendo a nuevos personajes que la marcarán de una u otra forma: los mellizos Davy y Dora, que debo reconocer no son santo de mi devoción, el solitario Sr. Harrison y, sobre todo, la Señorita Lavendar y Paul Irving. ¿Recordais esa expresión de Ana en la que hablaba de personas con almas afines?
Eso es exactamente lo que estos dos personajes serán para ella. Los tres comparten ese carácter soñador e imaginativo que permite, a quienes lo poseen, conservar el espíritu infantil por mucho que pasen los años.
Ana, Rachel y Marilla en el porche de Tejas verdes.
Pero aunque Ana quisiese parar el tiempo, la vida y sus cambios la empujan inevitablemente hacia el futuro. Dos acontecimientos, el compromiso de Diana y su marcha a la Universidad, le harán darse cuenta de que es momento de pasar página.
¿Que le deparará su paso por la universidad? ¿encontrará, tal y como ha hecho Diana, al hombre ideal que siempre ha soñado? Todo queda en el aire una vez cerramos la novela. 
Lo único que Lucy Maud Montgomery comparte con nosotros es el futuro soñado de Gilbert (un personaje que desgraciadamente no tiene mucho protagonismo en este segundo tomo).  
En él, Gilbert vislumbra la recompensa del trabajo duro y a la que espera sea la compañera de su vida: "una chica de grandes y límpidos ojos grises y una cara tan fina y delicada como una flor".
¿Adivinais de quien se trata? :)

Puede que Ana la de Avonlea no tenga la misma frescura, los momentos divertidos y entrañables que la novela que la precede, pero en ella Lucy Maud Montgomery supo mantener el espíritu y los valores que habitan todas las novelas de Anne Shirley: un homenaje al amor, al esfuerzo y a la sencillez. 
Si os hace falta un refugio seguro, id a Avonlea y conoced a sus habitantes. Estoy segura de que una vez cerrado el libro, os será muy difícil dejarles marchar.

¡Muy felices lecturas a todos y feliz inicio de verano :)

41 comentarios:

  1. Me encanta. Mi personaje favorito, como lo era de mi abuela y de mi madre. Ana es genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agnieszka entonces coincidimos todas :) Mi madre fue la que me presentó a Ana y desde ese instante se convirtió en una de mis heroínas de infancia :)

      Eliminar
  2. Aún tengo el primer libro pendiente en la estantería. A ver si me pongo pronto con él.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Margari espero que les des una oportunidad pronto. Ya verás como son muy agradables de leer. ¡Muchos besitos!

      Eliminar
  3. ¡Hola, Marie!

    Siempre he querido hacerme con estos libros, pero siempre me ha sido imposible y me alegra ver que los están reeditando. De Ana tengo muy buenos recuerdos ya que vi la miniserie con mi madre cuando era pequeña. Tengo muchas ganas de leer los libros :)

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Laura!
      A mi me pasaba lo mismo que a ti; tenía una edición muy viejecita que había sido de mi madre y estaba deseando que volvieran a editarlos. Menos mal que han tenido piedad de nosotras :)
      Yo también recuerdo con mucho cariño la miniserie :) No me cansaba de verla y aún hoy me la pongo de vez en cuando!
      Espero que disfrutes muchísimo de los libros :)
      ¡Un besito grande!

      Eliminar
  4. Ayyy que me encanta!!!!!!!!!!!!!
    A la sección Reseña de la semana vas!!! :) (Si no te importa, claro)
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje Ay Carmencity muchísimas gracias!!!
      Será un placer ser la Reseña de la semana :)
      ¡Un beso!

      Eliminar
  5. Ana es un personaje que va de generación en generación, y de momento no se salta ninguna, tiene ese don que es el que te ha hecho elegirla como opción lectora en este momento: optimismo y alegría. Mi prefe es el primero, pero siempre es una gozada encontrarse con Ana ¿verdad?.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Ana, siempre es un placer reencontrarse con esta tocaya tuya :)
      El primero también es mi favorito, es Ana en esencia pura, en los momentos de su infancia. Que suerte poder tenerlo todos los tomos en la estantería para abrirlos cada vez que haga falta una dosis de optimismo.
      Muchos besos!

      Eliminar
  6. Ya sé que es una saga, pero ésta sí me apetece. todavía no tengo los libros, pero ya llegarán. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aliena espero que te animes y que también te cautiven a ti :) Un besito!

      Eliminar
  7. Tengo que leer el primero aún! Creo que va a ser una lectura muy dulce :)
    No sé si ver alguna adaptación primero para acabe de picarme el gusanillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Elena yo te recomiendo que veas la adaptación porque es una preciosidad y segura que te entran ganas de acercarte a los libros :)

      Eliminar
  8. Preciosa entrada y precioso libro. Yo soy otra enamorada de Avonlea, y prontito le voy a hincar el diente a Ana, la de la Isla. Me lo estoy pasando en grande con la historia de Ana y todos sus conocidos. Esta saga está ya entre mis favoritas, y eso que aún me queda mucho por conocer de ella.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Seri, como me alegro de que te haya gustado. Es que es tan fácil enamorarse de Avonlea y sus habitantes. También es una de mis sagas favoritas y me moría de ganas de que sacasen una nueva edición. Creo que ya me he hartado de bendecir a Toro Mítico por traerlas de nuevo :)
      Espero que sigas disfrutando del resto de libros, segurísimo que si.
      Muchos besitos.

      Eliminar
  9. Hola, ¡qué bonita te ha quedado la entrada! No he leído ninguno aún de la serie, aunque le tengo el ojo más que echado a la edición de Puffin Children's Classics, que es preciosísima. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias Cris!
      Tienes toda la razón esa edición es una preciosidad y comprendo que quieras hacerte con ella. La edición de Toro mítico también está muy cuidada, aunque me hubiese gustado otro tipo de ilustraciones más clásicas.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Hola guapa!
    Me encanta esta saga *.*
    Encontré tu blog por casualidad y te sigo, te invito
    a que te pases por mi blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dolo :) Bienvenida!
      Perdona por haber tardado tanto en contestar; será un placer visitar tu rinconcito :)

      Eliminar
  11. La verdad es que por lo que dices, es de de esos libros que te animan en seguida. No he leído "Ana la de Tejas Verdes" pero sin duda me lo apunto ya para leerlo (:

    Un beso, Marie! :D

    Por cierto, en cuanto tenga tiempo libre me tengo que poner al día con tu blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángela, que alegría tenerte por aquí. Yo también me tengo que poner al día con tu rinconcito y ahora tengo mucho material para disfrutar :)
      Espero que te animes con Ana, cuando tengas un momento que necesites una historia tierna y optimista :)
      Un besito grande!

      Eliminar
  12. No sé por qué pero este tipo de libro me parece perfecto para el verano... ¡Me lo apunto!

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Mar, puede ser una estupenda lectura de verano. ¡Espero que la disfrutes!
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  13. Coincidimos, Marie. He leído y releído muchas veces los libros de Ann Shirley (se los regalé a mi hija todos) y muchas veces, cuando lo necesito, me paseo por Avonlea y por Tejas verdes. Es siempre un placer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh Jane que precioso regalo le hiciste a tu hija; yo también espero hacerlo en un futuro :) Pasear por Avonlea es como una cura contra la tristeza, un auténtico placer como bien dices.

      Eliminar
  14. Recuerdo muy bien la serie de televisión de hace miiiiiiles de años, pero nunca me había decidido por la lectura del libro. Entradas como la tuya y como la de Seri de "El borde la realidad" me han traído nuevos recuerdos y nuevas ganas. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa como me alegro de que Seri y yo te hayamos convencido :) Estoy casi segura de que no te arrepentirás de visitar Avonlea.
      La serie es muy bonita y desde que la descubrí en la infancia no he parado de verla :) ¡Un abrazo!

      Eliminar
  15. Cómo me gustó la serie :-) Con los libros no he caído, sin embargo, a pesar de lo que disfruto leyendo sobre ellos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay si Zazou, yo no me canso de verla. Como me gustaría viajar algún día a la Isla del Píncipe para disfrutar de esos paisajes. Ya nos contarás si te animas con los libros :)
      Un besito.

      Eliminar
  16. No conozco ni ese libro ni a la autora.De la serie no he oído hablar.Bueno Marie en mi último e-mail te hablo de lo que estoy leyendo ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dale una oportunidad Raúl, quizá te sorprenda y termines pensando que los hombres también pueden disfrutar de las historias de Ana :)

      Eliminar
  17. Cómo disfruté con las aventuras de Ana! De hecho de vez en cuando pongo algún vídeo en youtube para volver a revivir momentos :D Eso sí siempre en la tele así que tengo muy pendiente ponerme en serio con sus historias en papel, porque cada vez que leo alguna de vuestras reseñas me convenzo más de que me van a encantar. Y si encima sirve como refugio y chute de positivismo... me lo apunto sin dudar!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jane...tu comentario me hace la boca agua.Igual me ánimo a leer el libro-a alguno de la serie d libros-, en laque está basada la serie algún día.Pero por lo que leo parece algo muy pensado para mujeres.

      Eliminar
    2. Jejeje a mi me pasa lo mismo Jane, no me canso de ver escenas de la serie. Es que Gilbert fue uno de mis enamorados de juventud :D Ojalá los libros te gusten tanto como la serie!!

      Eliminar
  18. Hola Marie!
    Te comprendo totalmente, no se pueden leer libros tan trágicos seguidos, no no, hay que saber mezclarlos bien.
    Recuerdo que también me dio un poco d pena que no apareciera mucho Gilbert en esta 2da novela, pero felizmente esta la 3era :)
    Un súper Abrazo!!:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar,
      tienes toda la razón hay que encontrar la mezcla perfecta entre tristeza y felicidad. Yo también eché mucho de menos a Gilbert en esta novela; pero solo de pensar en lo que pasa en la tercera...¡Ya estaba contenta! :)
      Otro suuuper abrazo para ti!!

      Eliminar
  19. Lo que si recuerdo de pequeño es que emitían una serie de TV en la primera llamada "Ana de las tejas verdes".Yo no la veía porque en esos años todavía no tenia tv en mi cuarto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Raúl, la serie es una preciosidad :)

      Eliminar
  20. Marie:
    ¡que recuerdos me trae esta entrada! y tienes razón: es un libro perfecto para refugiarse en él después de leer otros más duros. Aún tengo pendiente finalizar la saga, creo que me quedé en el tercero...
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasa lo mismo cada vez que pienso en Avonlea Ale; me trae recuerdos de la primera vez que conocí a Ana y de lo mucho que me gustaron sus aventuras. Aquí ya ha salido publicada la tercera parte, en la edición nueva. Ya estoy deseando que saquen el cuarto.
      Mis pobres ejemplares antiguos estaban ya muy cansaditos :)
      Otro beso para ti Ale.

      Eliminar