lunes, 27 de abril de 2015

Un día del libro a destiempo.

Una visita obligada.
El pasado jueves, muy a mi pesar, no pude disfrutar del día del libro. No pisé ni una mísera librería, ni toqué libro alguno.  En vez de entre estanterías, pasé mi Sant Jordi encerrada en una sala durante cinco tensas y largas horas; y no en calidad de detenida, lo que podría haber sido hasta divertido, sino como opositora. Anda que, vaya forma más fea de estropear un día tan bonito.
Pero bueno ahora ya no importa ¿sabéis que es lo mejor de pasar por un trance semejante? Pues ese momento en el que te levantas al día siguiente sabiéndote libre de obligaciones. Libre para hacer con tu tiempo lo que te apetezca: aprovecharlo, exprimirlo o hasta malgastarlo si te da la gana. 

La verdad es que este fin de semana he hecho un poco de todo eso. He vagueado por casa, me he puesto al día con las series que llevo en danza, he retomado sin ninguna culpabilidad mis lecturas, y hasta he recuperado el día del libro que había perdido. 

La única pena ha sido tener que reencontrarme con mis paseos parisinos bajo la lluvia; pero bueno, a esta ciudad me es imposible reprocharle nada, está preciosa en cualquier situación, incluso bajo un aguacero.
Place Paul Poinlevé
El sábado Jean y yo paseamos por el Quartier Latin; bajo las lilas de sus jardines y bajo los árboles que ya empiezan a vestirse de tiernas hojas. Mientras, la cercana Notre Dame, vigiló nuestros paseos y marcó las horas con el tañido de sus campanas.

Rue Saint-Julien le Pauvre
Como veis en la fotografía que encabeza la entrada no faltó una visita a Shakesperare and Co. Allí compré el primero de los libros de mi botín de Sant Jordi, Perfume from Provence de Lady Fortescue. Hacía ya algún tiempo que quería comprarlo y en cuanto lo tuve en la mano, supe que ya no podría dejarlo en la estantería. Volver a la Provenza me haría mucho bien después de la tensión de las últimas semanas; aunque solo fuese a traves de los ojos de una extraña.  No puedo evitar preguntarme ¿atesoró Lady Fortescue los mismos intensos olores a lavanda, a tapenade, a fruta confitada y a calissons que yo recuerdo de mis años provenzales? ¿se enamoró de sus colinas, de sus gargantas y del cantar constante de las chicharras? Si así es, estoy segura de que congeniaremos.

Al salir de la librería arreció la lluvia y tuvimos que buscar un lugar donde guarecernos.  Aprovechamos que era hora de merendar para entrar en The Tea Caddy. Esta es una dirección un tanto secreta; de esas que se transmiten de oreja a oreja entre los iniciados al placer del tea time. Así que si venís a París, y haciendo gala de falta de patriotismo, queréis probar un auténtico salón de té a la inglesa, no dudéis en hacer una visita. 

Scones y crumble de moras que sabían a gloria.
Con la barriga y el corazón contentos, seguimos andando hasta Gibert Joseph en el Boulevard Saint-Michel. Había parado de llover y la gente se agolpaba en las aceras y a la entrada de la librería. Y en Gibert, como no, aumenté y completé mi compra de Sant Jordi. Creedme, lo que no encontréis en estas estanterías amigos, es que casi ni existe. Uno se puede pasar horas y horas rebuscando entre los miles de libros y no sentirse saciado. 

Abarrotado Gibert un sábado por la tarde
Yo me decidí por un título que ya tenía en el punto de mira La partie de chasse de Isabel Colegate, recién publicada por la editorial Belfond en su colección Vintage, y por una autora a la que ya he estado dando demasiadas largas, Muriel Spark. Encontré estas bonitas ediciones de La plenitud de la Señorita Brodie y de Curriculum Vitae y no pude resistirme. 
Como veis en la fotografía del botín, vuelvo a caer en la tentación de la literatura británica. Cuatro de cinco vienen del otro lado de la Mancha. No lo puedo evitar que le vamos a hacer. 


Aunque esta vez, la joya de la corona no viene del reino de su graciosa majestad. Es un canto que viene de América y como pocos la representa. Es Walt Whitman y sus incomparables Hojas de hierba
Como ya os dije en la entrada de mis lecturas de infancia y adolescencia, descubrí a Whitman hace ya más de diez años, de manos de Antonio, el mejor profesor de literatura que pude desear. Compré entonces un ejemplar bilingüe de Hojas de hierba que es el que me ha acompañado, como un buen amigo, durante todos estos años de descubrimiento y aprendizaje.  
Hace apenas unos meses descubrí que iba a publicarse una nueva edición íntegra y bilingüe y, como podéis imaginar, me llevé una enorme alegría. Y aún más cuando vi que el encargado de su traducción y de su estudio introductorio era Eduardo Moga, poeta, traductor y autor de un blog que sigo con delectación.

Encargué mi ejemplar y esperé con impaciencia a que llegase a mi buzón. Días antes de mi primer examen de oposición lo tuve por fin entre las manos. Y Whitman volvió a ser entonces un buen consejero; volvió a hablarme con voz clara y poderosa a través de los siglos, de corazón a corazón, como siempre ha hecho.

Así que no puedo más que dedicarle a él mi día del libro y mi mes de abril. Que sean sus palabras quienes cierren esta entrada y quienes inauguren una nueva y fructífera temporada de A book a day

"A ver, ¿quién cree que un milagro sea una gran cosa?
Yo no sé de nada que no sea un milagro.
Cuando voy por las calles de Manhattan,
o echo un vistazo al cielo, más allá de los tejados,
o ando descalzo por la playa, al borde del agua,
o me paro debajo de un árbol, en el bosque,
o hablo, de día, con alguien a quien quiera, o duermo en la 
cama, por la noche, con alguien a quien quiera,
o me siento a la mesa para cenar con los demás,
o miro al desconocido que tengo delante en el tranvía,
u observo a las abejas que trajinan en la colmena una mañana
de verano,
o a los animales que pacen en los campos,
o a los pájaros, o la maravilla de los insectos voladores,
o la maravilla del sol que se pone, o de las estrellas que brillan,
clavadas,
o la curva finísima, delicada, exquisita, de la luna nueva en primavera:
todo esto, y todo lo demás, cada cosa y todas las cosas, son milagros para mí […]"

PD. Que feliz me hace estar de vuelta.

21 comentarios:

  1. Hola querida Marie!
    Conozco bien esa sensación de libertad y descanso que cuentas. Recuerdo que el verano pasado, cuando volví de mi segundo examen (el oral) tras haber aprobado ya el primero, me tendí en la cama en pantalón corto de pijama y descalza y me hice una foto así y se la mandé a otro amigo que tenía el oral el día siguiente y le dije: "ánimo, así vamos a estar todo lo que queda de verano". La foto es malísima, pero la guardo en el teléfono con todo el cariño porque me trae muy buen estado de ánimo, de merecerme ese "estar tirada".
    Me ha apasionado ese paseo tuyo por París. Yo he estado varias veces, pero siempre fue antes de conocer la existencia de Shakespeare and Co. Si algún día vuelvo no puedo dejar de visitarla.
    Si el libro de "Hojas de hierba" mantiene ese ritmo tan bonito en todas sus páginas, debe ser para morir de amor. Me he quedado prendada del fragmento que has puesto. Ahora mismo no tengo donde apuntar, porque ni el ordenador con el que te estoy escribiendo es mío, pero mañana pienso volver con mi libretita para apuntarme el título y el autor y buscarlo en cuanto pueda. Creo que la palabra que ha terminado de convencerme ha sido Manhattan, aunque no sé si la historia tendrá lugar allí, pero me da igual. La compro igual!
    Un beso enorme, Marie, y disfruta de tu tiempo que te lo mereces! Espero y deseo que todo haya ido genial y obtengas tu merecida recompensa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María José!
      Si alguien puede comprender mi estado de felicidad suprema, esa eres tú sin ninguna duda :) Esa foto post-exámenes es un estupendo recordatorio y vamos, yo no me he hecho ninguna, pero mis pintas serían más o menos como las tuyas: pijama, pelos locos en moñete y modo bicho bola en el sofá :)
      Me alegro muchísimo de que el paseo te haya gustado. Ahora ya conoces Shakespeare and Co y estoy segura de que te encantará visitarla en tu próxima visita a Paris. De veras que es un lugar mágico y tiene su fama mucho más que merecida. En cuanto a Hojas de hierba…que puedo decirte María José; yo no leo mucha poesía, pero Whitman tiene absolutamente todo lo que busco en un poeta. En él está la naturaleza, la terrenal y la humana; la democracia, la justicia, el canto al hombre y a sus sentimientos más profundos…¡es la vida misma!
      ¿Has visto la película El club de los poetas muertos? Si es así ¿recuerdas el famoso "Oh capitán y mi capitán"? Ese poema es de Whitman :)
      Espero de corazón que te disfrutes de Hojas de hierba si decides llevártelo a casa. Hay ediciones de bolsillo que son muy asequibles; aunque no tengan su obra completa son una excelente forma de acercarse al poeta.
      Te mando un beso enorme para ti también y espero que estés disfrutando de la primavera. Muchísimas gracias por tus cariñosas palabras María José!

      Eliminar
  2. No pasa nada, Marie, siempre es un buen dia para celebrar el día del libro. Además un paseo por París y luego de librerías es toda una celebración de lujo. Me llevo anotado el nombre de la tetería inglesa, son mi debilidad. A ver que nos cuentas de Muriel Spark (las ediciones vintage son preciosísimas), a mí me encantó "Las señoritas de escasos medios". Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Mónica. Para nosotras cualquier día puede ser el día del libro. No dudes en pasarte por esa tetería; todo está delicioso y el decorado no podía ser más inglés, todo en madera y colores cálidos. Voy a buscar enseguida tu reseña de "La señoritas de escasos medios", tengo muchísimas ganas de estrenarme con Spark y tu opinión seguro que es una buena forma de meterme en camino. Muchos besos!

      Eliminar
  3. Un buen botín para ser un día del libro tardío!! Yo tampoco lo puedo evitar, termino tendiendo hacia la literatura inglesa, hasta estoy planteándome hacer el grado de filología inglesa!! Espero que te haya ido bien en las oposiciones.

    Besooss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rocío ya no me siento tan sola :) Uy y no te lo pienses, si tienes la oportunidad estudia ese grado porque estoy segura de que lo vas a disfrutar muchísimo! Eso no va a ser estudiar, sino entregarte a una pasión :)
      ¡Muchísimas gracias por tus palabras y muchos besos!

      Eliminar
  4. Ay, qué envidia me das, aunque hayas tenido que atrasar el día del libro… =)
    Yo tampoco pude disfrutar de ese día por culpa del trabajo acumulado, pero sinceramente, Marie, tu y yo no tenemos problemas para darnos atracones literarios siempre que lo requiera la circunstancia, ¿Verdad? jijijiji
    Lo de París y sus librerías tiene que ser muy duro, demasiadas tentaciones… esas ediciones que nos enseñas son preciosas… ^^
    Ojalá haya salido todo muy bien en los exámenes, lo importante ahora es eso, relajarte y disfrutar que te lo tienes bien merecido!

    Un abrazo fuerte, guapetona!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Magrat de mis amores, nosotras no tenemos un día del libro, tenemos el año del libro al completo :D Y que decirte de las tentaciones de las librerías parisinas…es una tortura pero que se coge con gusto :) Mi cartero no dice lo mismo, pero bueno ya está acostumbrada a ahorrar en el Carrefour para portares mal en Gibert :)
      Ay, que todos los dioses te oigan y este año sea el bueno y consiga esa plaza :) Ahora como bien dices me doy a la vida bohemia, que para que vamos a negarlo, es mucho más de nuestro estilo :)
      Un abrazo enorme guapisima!!

      Eliminar
  5. ¡Marie! ¿A qué huele la libertad? :P
    Espero que te haya ido genial en los exámenes ya que precisamente te fueron a caer en un día tan señalado, ¡será por días en el año! Pero bueno, has podido resarcirte y eso sabe igual de bien.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Ay Minea cuando te he leído he pensado enseguida en el anuncio aquel chupipandi de ¿a qué huelen las nubes? :D Creo que mi libertad huele a chocolate y a mascarilla para la cara. Ahora que he recuperado tiempo para mi, me doy a los cuidados de belleza como si no hubiese mañana :D
      Muchísimas gracias por animarme y un besito grande para ti!

      Eliminar
  6. Que bonito paseo nos has dado, Marie. Lugares que yo no conozco pero que gracias a ti he podido disfrutar. El lugar donde tomaste el té parece muy acogedor. Me he apuntado el blog de Eduardo Morga. Hay que leerlo despacio porque tiene cosas muy interesantes. Gracias por compartir con nosotros tantas cosas bellas.
    Espero que todo haya ido bien en el examen.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hace muy feliz que te haya gustado Dorcas. Si algún día vienes por aquí no dudes en acercarte a ese salón de té. Estoy segura de que te sentirías muy a gusto. En cuanto al blog de Eduardo, es una maravilla. Siempre me descubre cosas nuevas y además es un placer leer lo bien que escribe. Espero que tú también lo disfrutes.
      Muchísimas gracias por tus ánimos y te mando un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Espero que te haya ido muy bien en las oposiciones! Y desde luego has sabido disfrutar después. Muchas lecturas tentadoras. Estaré pendiente de tus opiniones.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Margari muchísimas gracias!! Crucemos los dedos para que los resultados sean buenos :) Ojalá te gusten las próximas reseñas y puedas llevarte alguna lectura apuntada. Muchos besos y espero que estés disfrutando de la primavera :)

      Eliminar
  8. Oh que bonito de verdad. Yo estudio francés y sueño con ir un dia a Paris (mi hermana fue porque está estudiando en españa :)) y espero todo te salga muy bien

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola, Marie!

    Espero que los exámenes hayan ido muy bien. Anda que ponértelos un día de Sant Jordi... eso no se hace ;-) Espero que ahora puedas descansar todo lo que quieras y más :-) Yo el día de Sant Jordi lo pasé en Barcelona rodeada de paraditas, libros y rosas (si quieres ver fotos están en mi blog). No me puedo quejar ya que hizo un día fantástico y me compré 6 libros. ¡Fue mi revancha por el año pasado!

    Me ha dado mucha envidia las librerías parisinas que has puesto. Uno de mis lugares pendientes es Shakespeare & co. ¡Todo el mundo me habla maravillas de este lugar!

    ¡Un beso muy grande!

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Marie!
    Me encantan tus entradas, y más de este tipo. Me trasladan a París contigo, aunque sea momentáneamente (a veces lo echo de menos y ahora, viendo las fotos del barrio latino, aún más ;____; ).
    No conozco la mayoría de tus compras, pero hace tiempo que tengo pendiente ponerme con el teatro y la poesía. Empezaré por Blake lo más seguro, pero Whitman está ahí ahí en el punto de mira.

    ¡Un besazo guapa! :)
    P:D: Seguro que las oposiciones han ido bien... ¡Ya nos contarás!

    ResponderEliminar
  11. Solamente quiero comentar, muy rapidito porque estoy en el trabajo, que yo también quiero esa edición de Muriel Spark (ídola totalmente). Qué maravilla. Estoy mirando todos mis proveedores pero ya no la hacen :'( Qué lástima. Me gusta el botín. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué paseo nos has dado tan encentador! Da igual que no haya podido ser el día del libro mismo, lo imporante es disfrutar como lo has hecho tú.
    Espero que los exámenes te hayan salido estupendamente, ya nos contarás. Cruzo los dedos para que te vaya todo genial.
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  13. Hola Marie! Estoy segura de que Muriel Spark te va a gustar. Yo hasta el momento he leido Girls of slender Means y Curriculum Vitae. Los dos una maravilla pero me quedo con lo que disfruté leyendo sus memorias, una edición muy chula que encontré en una librería preciosa de Edimburgo hace unos años. (Hablé de ello en el blog hace un tiempo). Por último...¡envidia de esa tetería inglesa! Por aquí nada que pueda resultar ni parecido! besos

    ResponderEliminar
  14. Hola, Marie.
    Siempre disfruto con tus paseos. Y esta vez con la joyita de Walt Whitman, más. Es de mis poetas preferidos y lo he releído, repensado y saboreado muchas veces.
    Gracias por las recomendaciones, incluyendo la tetería. Si vuelvo a París alguna vez lo tendré en cuenta.
    También reconocí esa sensación maravillosa que hay después de un examen. La tuve después del examen de mi primera oposición y fue indescriptible. Te deseo toda la suerte del mundo.

    ResponderEliminar