viernes, 20 de marzo de 2015

Mary Barton de Elizabeth Gaskell

Preciosa edición de  Alba.
Corría el mes de octubre de 1848 cuando "Mary Barton", la primera novela de Elizabeth Gaskell, fue publicada. Atrás quedaban largos meses de negociaciones entre la autora y su editor Edward Chapman; un tiempo en el que ambos discutieron sobre el título adecuado para la novela, los retrasos en el pago de honorarios y los rumores que acarreó la publicación anónima del libro. 
Estos y otros detalles del proceso de edición, quedaron bien reflejados en la prolífica e interesante correspondencia de Elizabeth. Yo he ido leyéndo con calma la edición de sus cartas publicada por Mandolin y puedo aseguraros que Gaskell me ha cautivado con sus cartas tanto como con sus novelas. 
Es un placer descubrirla en el papel de madre que aconseja y alienta a sus hijas, en el de amiga, y como no en el de escritora. Sus cartas están llenas de alusiones a sus trabajos, al proceso de escritura y al reconocimiento que le proporcionó su obra. 
En el caso de "Mary Barton" es interesante leer una carta fechada el 28 de abril de 1850, cuando la novela ya se había convertido en todo un éxito editorial: 

"Escribir Mary Barton fue un auténtico placer para mi […] y la recepción que tuvo fue una gran sorpresa. Nunca pude imaginar el número de amigos y enemigos que me proporcionaría; aunque estoy contenta de que los últimos estén desapareciendo y los primeros se hayan convertido en duraderas amistades. Creo que el gran motivo de su éxito fue la fecha de su publicación, las grandes revoluciones de Europa pusieron el foco de atención sobre las injusticias sociales y los enormes contrastes que existen en las antiguas naciones."

Y es que la publicación de una novela como "Mary Barton", en pleno 1848 punto álgido de las revoluciones liberales del siglo XIX, no podía pasar desapercibida.

Manchester. Ciudad emblemática de la Revolución
industrial.
Pongámonos en situación. La revolución industrial avanza imparable, y en las ciudades fabriles del norte de Inglaterra pronto se hacen notar sus consecuencias. En Manchester, ciudad gris, húmeda y masificada, viven las dos familias obreras que protagonizan "Mary Barton": los Barton, familia de la joven que da título a la historia, y los Wilson. 
Ambas familias conocen la miseria, la falta de trabajo y la tragedia de ver morir a sus seres más queridos. Pero, pese a las tragedias, los supervivientes siguen adelante. 
Mary crece hasta convertirse en una bella joven que muy pronto despertará la atención de varios pretendientes. Uno de ellos es su amigo de infancia Jem Wilson, un joven trabajador y honrado que tiene puestas todas sus esperanzas de felicidad en ella; el otro es el distinguido Henry Carson, hijo de uno de los poderosos patrones de la industria textil.
Un triángulo amoroso se establecerá entonces, y sobre un trasfondo de miseria y penalidades, se ligará una historia de amor y de lucha llevada hasta las más terribles consecuencias.

Recuerdo que cuando os hable de "Los amores de Sylvia", la última novela de Gaskell que apareció en el blog, os advertía del tono sombrío y la terrible sensación de tristeza que envolvía la historia. Hoy, siento tener que recurrir a la misma advertencia; aunque dado el tema central de la novela no creo que os sorprenda. 
Escena en una casa obrera
"Mary Barton" es ante todo un relato realista y descarnado sobre las condiciones de vida de la clase trabajadora en los tiempos de la Revolución industrial. Algunos cuentos y novelas como "A Manchester Strike" de Harriet Martineau (que podéis leer aquí) o "Sybil, or the two nations" de Benjamin Disraeli ya habían llamado la atención del público ante los graves desequilibrios que la revolución estaba trayendo consigo. Pero "Mary Barton" constituyó un punto de inflexión en el genero que pasó a conocerse como  industrial novels.  
Nunca antes una novela había mostrado con tanta cercanía y sentimiento las terribles condiciones de vida que trajo consigo el espectacular desarrollo del sistema fabril. Elizabeth Gaskell vivía en Manchester y conocía de primera mano, gracias a la labor educadora y religiosa de su marido, la realidad obrera de su ciudad.  Es de alabar que escribiese con tanta valentía una novela con semejantes implicaciones políticas y sociales.

Compartir el destino de los Barton, los Wilson y todos los personajes que los rodean es un camino triste y desesperanzador. Las familias y sus allegados sufren hasta extremos insospechados; mueren los más débiles, y a pesar de la lucha que emprenden algunos como John Barton, el padre de Mary, nada consigue vencer la injusticia y la miseria. Elizabeth Gaskell no nos ahorra sufrimientos y las escenas que transcurren en los hogares obreros, si esos tugurios pueden recibir ese nombre, son terribles y oscuras. 
Apenas hay momentos de luz y felicidad en la novela; pero cuando estos aparecen, los apreciamos aún con mayor fuerza. Esa luz proviene de la solidaridad existente entre los personajes; de esa piña que hacen frente a la adversidad. El amor de John por su hija, o el de Job Legh por su nieta Margaret, la amabilidad de Alice Wilson, o el amor profundo de Jem por Mary, hacen que merezca la pena ser testigo de tanto sufrimiento.


Pese a ser su primera novela, Gaskell hace un trabajo impecable en la caracterización de sus personajes. Impecable es la psicología de John Barton; como Gaskell traza las raíces profundas de su rencor, de ese odio hacia los patronos que le lleva a actuar de forma tan trágica.  También el personaje de Jem, su bondad, su entrega; y , como no, el bueno de Job Legh, un hombre sabio sumido a los vaivenes de la miseria que sin duda es mi personaje favorito de la novela.

Dos clases completamente opuestas, pero 
dependientes la una de la otra.
A los logrados personajes se suma una perfecta descripción de los emplazamientos de la historia: tanto de las humildes viviendas de los obreros, como de la magnífica mansión de los Carson, la familia burguesa protagonista. Nada chirría, nada falta. Elizabeth es capaz de crear una atmósfera oscura y opresiva que multiplica las sensaciones de tristeza que ya de por si provocan los acontecimientos narrados en la novela. 
Sin duda este es el tipo de material de alguien dotado para la escritura. No se cuanto trabajo previo llevó Elizabeth a sus espaldas, cuantos borradores desechados antes de estar satisfecha. Pero "Mary Barton" es la prueba de que escribir, para ella, no era un simple pasatiempo para las horas muertas. Tenía un propósito y sabía como llevarlo a cabo.

Es cierto que la novela tiene fallos, quizá decae para mi gusto en una segunda parte más rocambolesca y poco consecuente con el estilo y la fuerza dramática de la primera parte. Es una lástima que lo religioso tome el testigo y el tono reivindicativo de los inicios decaiga al final del libro. Pero pese a todo, Elizabeth consiguió su objetivo; aunque de forma prudente y sin llegar a tomar partido claramente, escribió una denuncia valiente y clara de la situación obrera.  Llamó la atención de ambos bandos, como ella dice "condenados a entenderse", y desde su modesta posición les invitó a reflexionar. 

Puede que "Mary Barton" no sea la mejor opción para empezar a conocer la obra de Elizabeth Gaskell. Probad antes con sus novelas rurales o quizá con su gran historia de amor y denuncia "Norte y Sur". Pero si disfrutáis con la novela victoriana, con una buena dosis de realismo, tiernos romances y personajes inolvidables, no dejéis de darle una oportunidad.
¡Muy felices lecturas a todos!

Un libro perfecto para entender las
revoluciones que atacaron el Antiguo
Régimen y mi ejemplar de las Cartas
de Elizabeth.
PD. Estad atentos a Magrat, pronto os dará muy buenas pistas para adentraros en la obra de Gaskell.
PD1. Polly también acaba de leer "Mary Barton". ¡No os perdáis su reseña!
PD2. No puedo evitar compartir con vosotros una crítica de "Mary Barton" publicada unos meses después de la aparición de la novela. Por mi parte podéis fiaros del crítico :)
"¿Quieren saber por qué los pobres, amables y comprensivos entre si como mujeres, aprenden a odiar la ley y el orden, a la reina, los Lores, a los comunes, los políticos, y en definitiva a todo el que consideren adinerado? Pues lean Mary Barton. ¿Quieren saber que lleva a los valientes, honestos y trabajadores corazones del norte al suicidio, la conspiración, el lanzamiento de vitriol y al asesinato a medianoche? Entonces lean Mary Barton. ¿Quieren saber lo que impulsa a los hombres hacia la ginebra y el opio, abocándolos a la locura con tal de olvidar el dolor? ¿Quieren tener una visión detallada de toda la ciencia de morir de hambre- clemming- como lo llama la jerga de Manchester? Entonces lean Mary Barton […]"
Fraser's Magazine, volume 39, April 1849.

30 comentarios:

  1. Leí la reseña de Polly el otro día, y ahora tú lo rematas (me han encantado todos los detallitos del contexto y la cita del crítico de la época *O*). Bueno, y cuando llegue Magrat con la entrada de cómo empezar a leer a la Gaskell ya me enterraréis entre todas... Odio que esta señora esté tan mal publicada en español. Mal de que la publica solo una editorial, quiero decir, y no precisamente barata. Pero ahí le tengo el ojo puesto a Cranford, que es económico y parece bueno para empezar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge, puedo certificar que Cranford es una delicia. Seguro que luego querrás leer más libros de la esta autora. Ahora bien, no esperes una novela de drama y denuncia social, como Mary Barton, Cranford es mucho más amable. pero sigue siendo un retrato de maravilloso de una época con unos personajes inolvidables.

      Eliminar
    2. Jorge, como tan bien te ha dicho Elena, yo también te recomendaría empezar por Cranford o por las otras dos novelas que completan las Crónicas de cranford: Las confesiones del Sr Harrison y Milady Ludlow. Son una maravilla y si te gustan las historias amables de la Inglaterra rural, vas a disfrutar muchísimo.
      En cuanto a la edición, tienes todo el derecho a enfadarte. Es cierto que las ediciones de Alba son impecables y merecen la inversión, pero los lectores merecemos ediciones asequibles que nos permitan acercarnos a los clásicos. Estoy segura que los responsables de Alba están tomando nota de las peticiones, y pronto tendremos una Biblioteca Minus ampliada :)

      Eliminar
  2. En su día me gustó pero ya casi no me acuerdo de la trama. Lo que más recuerdo es la historia de Margaret y su abuelo ¿y un fuego por ahí? Lo tengo muy borroso.
    Pd: Si algún día vienes por aquí espero que no dejes de decírmelo y que podamos tomarnos algo juntas :)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Si Minea! No has olvidado todo porque Jem tiene que enfrentarse a un terrible incendio :) Me alegro de que te gustase, aunque creo que como me va a pasar a mi, no vamos a recordarlo con tanto cariño como otras novelas de Gaskell.
      Un abrazo y apuntadísimo queda ese encuentro :)

      Eliminar
  3. De esta autora solo he leído La prima Phillis y me gustó mucho su forma de escribir y de perfilar tan bien los personajes. Así que este libro lo leeré tarde o temprano.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari yo todavía no he leído La prima Phillis así que me apunto lo mucho que a ti te gustó :) Mary Barton es una novela bastante triste, pero leer a Gaskell sea cual sea la historia, es siempre un placer.
      ¡¡Muchos besos!!

      Eliminar
  4. Has hecho que el libro me llame bastante la atención, es que tengo la sensación de que me puede llegar a gustar bastante^^ Por cierto, la edición es una maravilla.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gélida como me alegro de que te animes a leer a Gaskell. Ya te aviso que Mary barton es bastante triste, pero si te gusta el tema social que explora…¡a por él!
      Tienes toda la razón, la edición es una maravilla :)
      Un saludo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  5. La tengo pendiente y me ha gustado todo lo que nos has contado tan bien contado, así que tomo nota.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lourdes muchísimas gracias por tu comentario. Espero que disfrutes de Mary barton cuando le des su oportunidad.
      ¡Un beso!

      Eliminar
  6. La leí el año pasado y me gustó mucho. Ya había leído otras obras de ella así que sabía lo que me iba a encontrar :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Ginger tu ya eres una Gaskelliana convencida :) Como me alegra saberlo y espero que si te queda alguna de sus novelas por leer, la disfrutes tanto como las otras.
      ¡Muchos besos!

      Eliminar
  7. Una estupenda reseña, Marie. Y me ha encantado la cita del crítico de la época.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Elena. Me hace muy feliz que te haya gustado.

      Eliminar
  8. Tengo Hijas y esposas empezada y se me ha atascado. Creo que la dejaré reposar y más adelante la volveré a empezar, supongo que no era el momento. Sin embargo sigo teniendo ganas de leer algo de esta autora, me llama mucho la atención, y ahora con tu reseña aún más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo opinar sobre Esposas e hijas porque aún no la he leído, pero creo que para salir del bache mejor no te decidas por Maru Barton :) Es una historia muy triste y oscura y puede que también te eche para atrás. Prueba con Cranford y con Norte y Sur y estoy casi casi segura de que la cosa irá mucho mejor :)
      Un beso Oh Là Là!

      Eliminar
  9. Supongo que Elisabeth Gaskell colaboraría con las labores de su marido, de ahí sacó posiblemente parte del material que sirvió de alimento a su obra literaria. Junto a Dickens son dos de los autores que mejor reflejaron la miseria de la Inglaterra de la época que les tocó vivir.
    Estoy de acuerdo con Jorge en lo que dice que las ediciones de algunos de sus títulos son un poco caras. Nunca entenderé por qué no sacan la edición de bolsillo a la par que la de tapas duras. Deberían dar opción a elegir
    Tu entrada me ha traído a la memoria una autora que últimamente había dejado atrás, pero que, desgraciadamente, sigue siendo de rabiosa actualidad, pues muchas de las escenas de diferencias e injusticias sociales que esta mujer denunciaba, han vuelto a formar parte de nuestras vidas.
    Un abrazo grande, Marie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dorca's, que alegría leerte.
      Tienes razón, Gaskell se implicaba en la obra de su marido y, aunque no estoy segura de que impartiese clases en las escuelas que frecuentaba su marido, si que estoy convencida de que participaba en sus iniciativas y visitas a los más necesitados.
      Sus historias son el testimonio de que conocía el sufrimiento de primera mano y por eso fueron tan necesarias en su momento y aún hoy son todo un referente.
      Como bien dices, es una desgracias que las injusticias sociales sigan estando de rabiosa actualidad, y mucho me temo amplificándose cada vez más.
      Lo que más me apena es que los focos de los medios se hagan eco de graves problemas durante un tiempo y después con la rapidez que les caracteriza pasen página rápidamente. Te pongo el ejemplo que más me ha apenado estos días. Llega el fin del invierno y de pronto las (pocas) referencias que se hacía a las personas sin techo, a la necesidad de crear alojamientos sociales, se han evaporado. Ya no pasan frío, ya pueden seguir viviendo en la calle y los demás cerremos los ojos un año más.
      Y así cuantas cosas podríamos citar…
      Ojalá se leyesen las obras de Gaskell, aquellos que tienen poder suficiente en las manos para hacer tanto mal y tan pocas ganas de usarlo en beneficio de todos.
      Solo me queda darte la razón de nuevo en lo referente a las ediciones. Tanto Jorge como tú estáis en lo cierto: necesitamos ediciones asequibles de libros tan beneficiosos como estos. Ojalá tomen nota los editores.
      Te mando otro abrazo muy grande por aquí Dorcas y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  10. Gaskell es una escritora a la que le tengo ganas desde hace tiempo, pero aún no me he decidido por ninguno de sus libros. Me han encantado tus comentarios sobre 'Mary Barton' y el libro parece muy interesante. Me lo apunto para una próxima lectura :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raquel anímate y no te lo pienses más :) Es una delicia leer a Gaskell y si disfrutas con la literatura victoriana, estoy segura de que no te va a decepcionar. Eso sí, empieza antes con Cranford o con Norte y Sur. Ahí podemos jugar sobre seguro de éxito :)
      ¡Un beso para ti!

      Eliminar
  11. Marie, ha sido, como siempre delicioso leerte. Tengo a Mary Barton conmigo, cerca...pero al mismo tiempo nunca encuentro el momento en llevármelo. Ando todo el día prácticamente fuera y no puedo permitirme el tamaño del libro para el movimiento actual de mi vida. Pero...tengo muchas ganas de leerlo. Desde que conocía a Gaskell, y supe de su existencia.
    Qué maravillosas las palabras del periodista de 1849.
    La verdad es que sigue siendo una situación un tanto actual,...No del mismo modo, pero si de otras formas. Me encanta eso que dices acerca de la denuncia consciente y al mismo tiempo prudente. Sin estar cerca de ningún partido. Es una denuncia clara y contundente. Que se específica en la observación de la vida...de las personas que la rodeaban.

    Dicen que Gaskell fue una de las primas Trabajadoras Sociales, ya que llevó un proyecto precioso de ayuda a mujeres solas con hijos/as.

    Un abrazo, mi querida Marie.

    P.D. Por cierto, creo que hemos coincidido en una entrada que he hecho a Charlotte Perkins. Buscando información de ella, me encontré con tu blog, pero no llegué a leerlo hasta anoche. Me encantó. Además, coincidimos en una de las imágenes a la hora de ilustrar la reseña.
    Te deseo todo lo mejor, y gracias de nuevo, por traernos a Gaskell.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María que alegría leerte de nuevo. Yo lo he hecho en la sombra pero pronto reservaré mi mejor momento del día para visitarte.
      Y que puedo decirte de Gaskell que ya no sepas María. Tus palabras demuestran que la conoces bien y la verdad es que me ha encantado la imagen de Elizabeth como una de las primeras trabajadoras sociales. Tienen toda la razón en apuntarlo. Sus novelas y sus cartas así lo demuestran. ¡Que sensibilidad y que empatía tenía ante el dolor ajeno! Y lo mejor de todo es que su solidaridad no se quedaba en palabras si no en actos. Si ella y su marido fueron tan respetados en Manchester no fue por nada.

      Es una pena tal y como le he dicho a Dorcas y como tan bien tú has apuntado, que los temas de las novelas de Elizabeth estén de actualidad. Cuantas injusticias nos rodean y como se agrandan cada vez más.
      Espero que muy pronto puedas disfrutar con tranquilidad de Mary Barton, María. Estoy segura de que te emocionará y si hay alguien que pueda apreciar el mensaje que envía, esa eres tú sin ninguna duda.
      Te mando un abrazo muy grande y miles de gracias por tus palabras hacia la entrada de Charlotte Perkins. Rememorar esa historia gracias a ti ha sido todo un placer. Pero ahora callo y ya te cuento en tu entrada como se merece :)

      Eliminar
  12. Esta misma semana leí La prima Philis y hace ya algún tiempo leí Norte y Sur, y la verdad es que Gaskell es una autora que me gusta muchísimo y de la que pienso leer todos sus libros. Una pena que Mary Barton esté tan caro en español. Cruzo los dedos para que lo saquen en Minus.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carla yo todavía no he leído La prima Philis, como me alegra saber que te ha gustado tanto. Solo me faltan esta y Esposas e hijas para completar las novelas de Elizabeth así que espero disfrutarlas tanto como las ya leídas.
      Me uno completamente a vuestra petición de ediciones más baratas de las novelas de Elizabeth. Crucemos los dedos para que nos oigan :)
      ¡Un beso!

      Eliminar
  13. Acabo de descubrir tu blog y me parece muy interesante. He leído Norte y Sur, que me encantó y Ruth que me decepcionó bastante. pienso ir leyendo poco a poco tus entradas así que, me hago seguidora.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Hola Marie, gracias por pasarte por mi blog, ya te sigo yo a ti ;)

    No he leído nada de Gaskell y es hora de que me inicie de una vez, lo que pasa es que actualmente estoy leyendo Beloved, de Toni Morrison, y no me apetece nada salir de una lectura trágica para meterme en otra. Ese ambiente triste que anuncias me asusta y prefiero tomarlo en pequeñas dosis. Lo que sin embargo sí me ha llamado la atención para leer de inmediato son sus cartas.

    En fin, enhorabuena por este interesante blog, tu lista de editoriales imprescindibles habla por sí sola de la calidad que se encuentra aquí.

    Nos leemos, un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Así da gusto leer reseñas... Una maravilla lo tuyo, Marie :)
    Justamente estoy leyendo una novela epistolar, aunque ficcionada, de una mujer de principios de siglo XX. Por eso me ha parecido magnífico como contextualizas Mary Barton y todo el tema de las cartas. Cada vez admiro más a estas mujeres que escribían en esas épocas y lugares. Casi que se les perdona todo ¿verdad?, en este caso incluso esa segunda parte que decae. A mí el tema religioso siempre me aleja mucho de las lecturas, pero históricamente parece un tema difícil de eludir...
    Tendré en cuenta que es mejor llegar a Gaskell con sus novelas rurales, aunque con la memoria que tengo seguro que luego hago justo lo contrario :)
    Ya me iba convencida sin leer al crítico...

    Gracias y un abrazo Marie.

    ResponderEliminar
  16. Bravo por esta reseña Marie!!! Tengo este libro en espera porque me lo autoregalé no hace tanto y qué puedo decir? Elizabeth Gaskell es una de mis debilidades y estoy deseando adentrarme en esta historia.

    Me ha enganchado totalmente tu reseña y cómo cuentas lo que nos vamos a encontrar en este libro. Sé que no va a ser una narración fácil y coincido contigo absolutamente, ella es una autora que busca un propósito cuando escribe una obra: conmovernos y removernos por dentro. Y lo hace con una sensibilidad y una fuerza... que es de admirar. Así que leeré Mary Barton acordándome mucho, mucho de tu reseña!!

    Un besote!

    ResponderEliminar
  17. ¡que reseña tan apetitosa Marie! la buscaré en la siguiente FIL para comprar esa misma edición de la foto -esos libros solo se consiguen en la feria :( -
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar